Montenegro: "todo deporte que tiene revancha no hay que tenerle miedo"

Comenzó a correr a los 11 años y obtuvo varios títulos a nivel regional y nacional. El año pasado incursionó en la monomarca Renault 12, con resultados diversos, pero este año volvió a apostar a su verdadera pasión y compite, con 29 años, en el campeonato chileno de MX de la mano de Felipe Urra.

por Carlos Alvarez
c.alvarez@elpatagonico.net
Tenía siete años cuando Jonathan Montenegro se subió por primera vez a una moto, y andaba en un pasaje de la calle San Martín donde vivía, y cuatro años después comenzó a competir. Se adaptó rápido a las dos ruedas, y la velocidad siempre lo sedujo. Arriba de una XR100 aprendió a acelerar para darle alcance a pilotos como Alejo y Gastón Pires, como así también a Nicolás Kuzmanic, a quien considera un amigo y a quien recuerda al nombrarlo. Luego fue tiempo de dar batalla con una 80cc 2T y participar en el Argentino.
En una extensa nota en el programa radial "Sinfonía de Motores", el piloto de 29 años habló de sus comienzos, de su participación en la monomarca Renault 12 y de su presente en el campeonato chileno, donde compitió hace apenas una semana y media. "Cuando comenzás a correr de muy chico no tenés miedo a los golpes, tenés otro pensamiento y eso hace que aprendas de manera diferente. Yo a los once no tenía miedo a nada y por eso corría de esa forma", recordó Montenegro.
La velocidad era algo que siempre estuvo en la familia, y su papá 'Lito' fue quien lo incentivo y lo llevó de a poco. "Tuve la oportunidad de subirme a una moto porque mi viejo corría. Había venido un mecánico de Córdoba y él nos motivó cuando nos vendió la moto. Ahí empezamos a entrenar y luego ya se hizo algo más grande. Le dedicábamos más tiempo, y eso hizo que logremos lo que logramos no con varios títulos regionales y uno a nivel nacional", aseguró.
Sin dudas que cada logro deportivo ocupa un lugar en su memoria, pero recuerda uno en particular por la rivalidad que existía en la pista. "Creo que el campeonato de 80cc en la categoría 2002 fue uno de los más lindos. Estaban los Pires, estaba Federico Vieytes, estaba Sebastián Acevedo y fue un título importante. A veces largábamos las mangas con los más grandes y se disfrutaba mucho al correr con motos más chicas", reconoció.
Al nombrar al ex campeón Sebastián Acevedo, más de uno recordará la rivalidad existente dentro y a veces, fuera, de la pista, pero Montenegro lo recuerda con una amplia sonrisa y asegura: "yo nunca tuve nada personal con ningún piloto. Yo jamás llevó la rivalidad de pista afuera. Lo que pasa en la pista queda ahí. A mí me ha pasado también en los Renault 12 tener que pelear una posición con un roce y para mí todo queda dentro del circuito. No hay que llevar eso afuera. La rivalidades siempre están y no hay que hacer cosas en caliente, pero sobre todo tener en claro que todo deporte que tiene revancha no hay que tenerle miedo".

UN GUSTO EN EL
AUTODROMO, Y
VOLVER AL MX
Jonathan Montenegro se ha dado el gusto de compartir muchas cosas con su padre. Y hace un par de temporadas se sumó a la monomarca Renault 12, con la máquina que perteneció a Maxi Valderrama, y los impulsores de Walter Díaz de Quintana se adaptó rápidamente a la divisional y dio pelea en varias competencias.
"Haber compartido un autódromo con mi viejo fue algo muy lindo, una satisfacción y un orgullo. Me sumé para compartir algo más con él, pero siempre lo miré por el espejo retrovisor. El está armando un auto nuevo ahora, y yo opté esta temporada por correr afuera, en Chile, y ojalá pueda volver a compartir una pista de nuevo", reconoció el piloto de 29 años.
A su vez, Montenegro -con más de 15 años de correr a nivel patagónico- brinda su punto de vista sobre el presente del MX. "El nivel del campeonato regional no es el mejor en la actualidad. Hay que trabajar de otra forma creo yo, y hay que traer de nuevo a pilotos de renombre como para generar una atracción para el público. Hay que generar cosas nuevas, llevo casi 15 años en el ambiente y se ha hecho muy poco en este último tiempo", apuntó.
Por último, Jonathan habla de su presente donde viene de correr el Nacional de Chile, donde compitió con una moto estándar y no estaba bien entrenado. "En el campeonato de Chile apuntamos a ser competitivos. Nos falta, pero confiamos mucho en mejorar para la próxima carrera. El nivel creció muchísimo, y vienen pilotos de diferentes países cercanos y eso hace que sea una prueba especial y diferente a lo que venía corriendo", concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico