Móviles patrulleros cercaron a motochorros en Caleta Olivia

Dos individuos jóvenes que se desplazaban en una moto Yamaha de mediana cilindrada sospechados de ser los autores de varios asaltos a mano armada perpetrados en comercios de esta ciudad, fueron interceptados ayer por patrulleros del Comando Radioeléctrico y de la Seccional Segunda, siendo inmediatamente reducidos y puestos a disposición del Juzgado de Instrucción N° 1.

Caleta Olivia (agencia)
Pudo saberse que se apellidan Reynoso y Espinoza, y que uno de ellos portaba una pistola 9 milímetros pero no se descarta que en medio de la persecución se hayan desprendido de otra arma de fuego.
Los sujetos fueron visualizados alrededor de las 13:15 en el barrio Rotary 23 por personal del Comando que comenzó seguirlos ya que tanto la moto como sus fisonomías e indumentarias coincidían con las descripciones vinculadas a dos recientes asaltos a mano armada que se produjeron en una verdulería y en una fiambrería ubicadas en la avenida Tierra de Fuego.

LOS CERCARON EN EL BARRIO UNION
Antes de llegar al barrio Astra, el conductor de la moto se dio cuenta que era seguido por el patrullero que avanzaba sin sirena esperando el momento oportuno para la intercepción y fue entonces que aceleró a gran velocidad, pero ya estaban en alerta patrulleros de otras dependencias, iniciándose una persecución.
Procuraron escabullirse circulando a contramano por algunas calles pero finalmente fueron cercados en esquina de San José Obrero y pasaje Carbón Argentino, zona del barrio Unión.
No les dieron tiempo a escapar a pie y los redujeron de manera inmediata, en tanto que en contados minutos el sitio se llenó de policías, acudiendo incluso los jefes de la Unidad Regional Zona Norte y personal de la División Criminalística.
La de ayer fue la segunda persecución con gran despliegue de policías que se registra en Caleta Olivia en poco más de 48 horas. La anterior ocurrió a media mañana del sábado en la zona céntrica donde fue detenido otro sujeto, Pablo Pedroza, quien asaltó una tienda amedrentando a la encargada y a clientas con una "tumbera" tal como se denomina a las armas de fuego rudimentarias de fabricación artesanal.
De todos modos, la escalada delictiva no se detiene ya que el fin de semana se produjeron otros dos asaltos, uno de ellos en un lavadero de autos y otro en una casa de comidas ,estas ultima situadas a sólo cien metros del Gorosito.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico