Movimiento muy heterogéneo y pocas ventas durante el fin de semana largo

Según el relevamiento de CAME en 40 de las principales ciudades turísticas del país, las ventas minoristas vinculadas al sector fueron muy bajas, porque incluso en aquellas localidades con más movimiento, la gente controló excesivamente sus gastos.

El fin de semana largo tuvo un impacto muy heterogéneo, con algunas ciudades con muy buen movimiento y otras más bajas. Según datos preliminares, habrían viajado 610 mil turistas en esta fecha, que con una estadía promedio de 3 días, y un gasto diario individual de $567, dejaron ingresos directos por $1037,6 millones en las ciudades receptivas de turismo del país.
En líneas generales, el fin de semana fue modesto, pero mucho mejor de lo que se esperaba una semana atrás, cuando había muy pocas reservas. Es que el agregado de un día más, sumado al lindo clima que predominó en la mayor parte del país, alentó a muchas familias a salir de viaje sobre hora, aunque a destinos principalmente cercanos. De todos modos, la estadía promedio que en un feriado de 4 días suele rondar los 3,5-3,8 días, se ubicó en sólo 3.
Según el relevamiento de CAME en 40 de las principales ciudades turísticas del país, las ventas minoristas vinculadas al sector fueron muy bajas, porque incluso en aquellas localidades con más movimiento, la gente controló excesivamente sus gastos (el año pasado no estuvo este feriado y no se puede comparar).
Las compras del Día del Padre le restaron fuerza al turismo, porque es una fecha donde las familias hacen regalos importantes o se reúnen a comer. Pero como también el turismo le restó fuerza a los comercios para "ese" día especial, los empresarios que se preparan cada año para la ocasión decidieron mantenerse abiertos el viernes 17 y el domingo 19. Lo que sí, muchas ciudades turísticas captaron ventas del Día del Padre que se hubieran realizado en otras.
En lo que va de 2016, ya hubo 3 fines de semanas largos: Carnaval, Semana Santa (que este año coincidió con el Día de la Memoria) y 20 de Junio (que este año coincidió con el homenaje al general Güemes) donde viajaron 4.939.000 turistas con pernocte, y dejaron ingresos directos por $9.173 millones en las economías regionales del país.

MENOS TURISMO
Hubo menos movimiento turístico que en otros feriados de igual longitud, pocas ventas, menos días de permanencia y en general las familias tomaron sus decisiones de viaje sobre la marcha y más en función de visitar a parientes que viven en otras ciudades que del paseo en sí mismo. Esto es: prevaleció el turista que fue a pasar el fin de semana con familiares, y fue menos frecuente el que salió a hacer turismo.
El menor poder adquisitivo de las familias y el encarecimiento de los costos de hospedajes, pasajes, combustibles, y alimentos, frenó muchos viajes, pero aun así los centros de esquí abiertos, los centros termales y algunas ciudades del país tuvieron muy buena afluencia de gente.
Si bien el feriado tuvo 4 días, la estadía promedio apenas alcanzó los 3, básicamente porque muchas familias viajaron recién el viernes por la tarde.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico