Muchos niños asisten a más de un merendero

Niños que viven en la periferia de Comodoro Rivadavia recorren varios merenderos para tener una taza de leche todos los días. No les importan las distancias que tienen que atravesar para llegar a este tipo de espacios ni tampoco las bajas temperaturas.

La necesidad de comer es más fuerte.
Los encargados de los merenderos son testigos de la travesía que realizan muchos de niños y jóvenes para obtener una taza de té o un alimento a media tarde. "Hay veces que vienen agotados porque vienen desde lejos. Es muy común que los chicos vengan acá y también vayan a otro merendero porque la comida falta en sus casas".
"Yo pensaba que con las lluvias de esta semana no iban a venir, pero me equivoqué. Algunos venían con los pies entumecidos del frío, pero igual vinieron y se quedaron hasta que ya no había nada más para comer", contó Gladys Hernández del merendero "San Cayetano".
Algunos de los merenderos abren de lunes a viernes mientras que otros lo hacen tres días a la semana. En ese contexto, los chicos se turnan para asistir a la mayor cantidad de espacios posibles.
"Hemos detectado que en muchos casos hay chicos que se pierden las clases para tomar una taza de té o tener un poco de pan. Esto es muy grave porque algo estamos haciendo mal para que los chicos elijan entre comer y estudiar. Tenemos que hacer algo urgente", advirtió Graciela Muñoz, integrante del merendero "Pequeños Gigantes" de Kilómetro 14.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico