Muerte del oficial Saiegg: "ya pasaron cinco meses y no puede ser que no se sepa nada"

Se cumplieron ayer cinco meses del incidente donde el oficial de policía Simón Saiegg, quien estaba junto a otras tres personas, sufrió graves quemaduras, producto de las que falleció seis días después. "Estamos como al principio de la causa", lamentó ayer su madre Elisa Márquez ya que todavía no se conoce el resultado de pericias ni se ha formalizado judicialmente la investigación. Amenazó con encadenarse en la Fiscalía.

"Para mí mi hijo murió el 14 de febrero (y no el 20 de ese mes) porque yo no pude volver a hablar con él", afirmó Elisa Márquez, en diálogo con El Patagónico. Fue al recordar que ayer se cumplieron cinco meses del incidente ocurrido en la casa de su novia, en Kilómetro 8, donde el oficial de la Policía del Chubut, sufrió quemaduras que le terminaron costando la vida.
A pesar del paso del tiempo transcurrido, la investigación no se formalizó, no cuenta con imputados y ni siquiera están los resultados de las distintas pericias que solicitó la justicia de Comodoro Rivadavia. Cada día que transcurre el dolor se agiganta para los hermanos, la madre y el resto de los familiares del oficial Simón Saiegg, quien tenía 31 años.
El joven policía era oriundo de Trelew, pero llevaba varios años trabajando en Comodoro Rivadavia, especialmente en la división de Drogas Peligrosas. Desde principios de 2016 estaba en el área de Operaciones y horas antes de esa fatídica noche habló por teléfono con su madre.
Simón acostumbraba a comunicarse con sus familiares para contarles qué hacía o había hecho. Elisa recordó que a las 22:20 del sábado 13 de febrero, Simón le dijo que estaba cansado y que se iba a dormir. Sin embargo, "yo no sé qué pasó ese día y los que saben son los hijos de (Leonardo) Bustos", afirmó.
Esa noche el oficial concurrió a la casa de la familia del comisario retirado de Kilómetro 8. Fue junto a su novia María Luisa Santa Cruz. Allí estaban el hermano de la joven, Marcos Bustos y la novia de este, identificada como María Florencia Moya.
Por circunstancias que la fiscal general Cecilia Codina investiga, Saiegg sufrió quemaduras en el 65 por ciento de su cuerpo. Elisa cree que "fue un abandono de persona porque lo sacaron afuera para mojarlo con una manguera, lo volvieron adentro y después lo llevaron al baño. No sé qué calvario hicieron con mi hijo", cuestionó.
Días después, los hermanos de Simón denunciaron públicamente que se limpió la casa y que recién después de 40 minutos del incidente se solicitó la ambulancia. La madre del fallecido sostuvo: "nos enteramos de lo sucedido por otra persona. Fue un crimen atroz lo que hicieron".

"NO PASA NADA"
A cinco meses de la muerte del oficial de policía, sus familiares esperan por los resultados de las pericias ígneas, del líquido que se halló en las prendas de vestir de Simón y del peritaje de los aparatos electrónicos que efectuó el personal de Gendarmería durante los allanamientos.
Elisa manifiesta que los mensajes del teléfono celular de su hijo "están incompletos". También la fiscal espera el resultado de otras pruebas para conocer la mecánica del incidente donde el oficial terminó quemado. Incluso su madre no entiende por qué tenía quemaduras en la espalda si supuestamente sufrió esas lesiones limpiando una parrilla.
"No puede ser que ya pasaron cinco meses y no pasa nada", criticó Márquez.
Con su abogado también esperan los avances fiscales para convertirse en querellante de la causa y exigir la formalización de la misma.
La mujer recordó que durante esas dramáticas horas de espera por la evolución de su hijo en la sala de terapia intensiva del Hospital Regional, una fiscal que trabaja con Codina le tomó testimonio a las tres personas que se hallaban junto a Simón en la vivienda.
"Yo no me voy a quedar con que se murió mi hijo. Si es necesario me voy a encadenar en la Fiscalía", de Comodoro Rivadavia, advirtió la desesperada madre que exige respuestas de las autoridades a cargo de la investigación y justicia por la muerte de su hijo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico