Muertes, explosión, asesinato y misterio

El miércoles explotó una casa en Río Gallegos donde murieron dos hombres. Según un informe preliminar, uno de los cuerpos hallados habría sido asesinado días antes Se trata del gendarme retirado, José Ricardo Ramírez a quien le faltaba un brazo por lo que se estima que habría sido torturado antes de morir.

Así surgió de un informe preliminar que manifestaría que al momento de la explosión e incendio de la casa, su propietario, José Ricardo Ramírez, ya se encontraba muerto. Al parecer, el gendarme retirado habría estado en cautiverio durante esos días o más, debido a que algunos vecinos habrían manifestado no verlo desde hacía diez días y otros desde hacía un mes.

Al cuerpo le faltaba un brazo por lo que se cree que habría sido torturado antes de morir, según publica hoy Tiempo Sur.

El móvil del homicidio habría sido el robo, ya que los vecinos habrían visto a Zotelo( el otro hombre hallado muerto en el lugar) saliendo de la casa de Ramírez con bolsas, en horas de la madrugada. En la casa del presunto autor del robo, tras allanamientos, se encontraron elementos que pertenecían a la casa de la víctima.

La mujer de Zotelo se encuentra detenida por estas horas, ya que ella habría ocultado las prendas de vestir que utilizaba su pareja al momento del siniestro. Estas prendas, una remera y un buzo fueron ocultos y encontrados durante el primer allanamiento que realizó la Policía en su casa, horas después del siniestro.

Los cuerpos aún no fueron entregados a sus familiares ya que se espera que se finalicen todos los estudios que están realizando los médicos, el informe de la autopsia y se labren los certificados de defunción.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico