Mujeres golpeadas por sus ex parejas avanzan con las causas judiciales

Verónica, la pareja de un cabo de policía que expuso su caso ante El Patagónico, pudo dejar asentada recién ayer su denuncia por maltrato físico y psicológico ante la Comisaría de la Mujer. En el Juzgado de Familia además pidió la tutela de su bebé y la prohibición de acercamiento. Mientras, Raquel, quien fue golpeada en forma brutal por su marido, ahora denunció a su cuñado por amenazas. La policía allanó la vivienda de este último y recuperó los bienes que le habían sacado a la mujer.

La mujer que denunció públicamente que el martes por la noche fue echada con su bebé de la casa donde convivía junto al policía de la Seccional Primera, Santiago Casner, ayer por la mañana concurrió al Ministerio Público Fiscal. Allí no le tomaron la denuncia por violencia de género y finalmente por la tarde después de varias idas y vueltas pudo radicar la denuncia ante la Comisaría de la Mujer Zona Norte.
Tal como lo expuso ante este diario, Verónica detalló que entre la noche del martes y la madrugada del miércoles su ex pareja “me agarró de los pelos, me pegó cachetadas y me ahorcó”. También describió el maltrato psicológico al que era sometida en el último tiempo por parte del suboficial.
Agregó que la policía que la atendió en la Comisaría de la Mujer le explicó: “la Defensoría nos obliga a que la víctima esté reventada (para tomar la denuncia) porque si no para la Justicia no sirve”.
Verónica después detalló que la agente de policía no quería dejar asentada la presencia de la droga que, según su denuncia, tenía el agresor en su poder y que se deshizo de una planta de marihuana antes que ingresaran los efectivos de la Comisaría Mosconi que intervinieron en el caso.
Luego de insistir, la víctima de 29 años logró que quedara escrito en la denuncia todo lo que describe que sucedió durante la madrugada del miércoles. Ahora, deberá concurrir a un médico para certificar las lesiones y moretones en las piernas y glúteos.
La denunciante también concurrió ayer al Juzgado de Familia, donde fue atendida por una abogada. Allí tramitó la prohibición de acercamiento y la tutela de la bebé de siete meses que tiene en común con Casner.

RECUPERAN BIENES
Mientras, el caso de Raquel, quien durante diez años sufrió violencia de género y el jueves 19 de enero recibió una brutal golpiza por parte de su marido José Gallardo, sigue en los carriles de la justicia con resultados positivos. El miércoles la policía allanó la vivienda de su cuñado Julio Gallardo y recuperó gran parte de los bienes de la casa de la mujer.
Tras la denuncia por la golpiza, la Justicia actuó rápidamente y libró la exclusión del hogar de José Gallardo (41), y además le restituyó a la mujer la vivienda en la que convivían junto a sus tres hijos.
Al hacer público el caso, el hermano del violento vació la vivienda y se apoderó de innumerables bienes como electrodomésticos, muebles, vestimentas, libros y hasta la alcancía de uno de sus sobrinos. Eso habla del desprecio hacia sus hijos, afirmó Raquel a este diario.
Aseguró que su cuñado le envió mensajes telefónicos amenazándola, y se vio obligada a radicar la respectiva denuncia ante la Justicia y a solicitar la prohibición de acercamiento hacia ella y sus hijos. Incluso, su marido y el hermano de este pasaron por la vivienda recuperada y ante el urgente llamado de la víctima a la policía se retiraron.
La mujer concurre durante el día a la casa que se encuentra deshabitada, pero siempre lo hace en compañía de otras personas o familiares. “Gracias a Dios recibí mucha ayuda de la gente de Comodoro que colaboraron con ropa y comida para mis hijos”.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico