Múltiples allanamientos y dos detenidos por el crimen de Eduardo Funes

Los procedimientos se concretaron esta mañana en diferentes viviendas del barrio Máximo Abásolo. Hay dos detenidos y se logró secuestrar dos armas calibre 22, teléfonos celulares y elementos de interés a la investigación por el homicidio de Eduardo Funes.

Este domingo, la Brigada de Investigaciones, junto con personal policial llevaron adelante requisas en ocho viviendas del barrio Máximo Abásolo. Durante el operativo se logró secuestrar dos armas calibre 22, teléfonos celulares y elementos de interés a la investigación.

Además, según pudo conocer este medio se detuvo a Julio Serrano de 25 años y César Sebastián Bahamonde de 27 años, ambos con antecedentes policiales quienes serán sometidos en las próximas horas a la audiencia de control de detención.

Desde la Brigada de Investigaciones, adelantaron a El Patagónico que durante las requisas se logró secuestrar prendas de vestir y calzado "con posibles manchas hemáticas, un arma blanca que posiblemente tenga rastros hemáticos y que serán cotejados por personal de Criminalística".

De esta manera, que los resultados de las diligencias "fueron positivos y creemos que pueden ayudar a la investigación".

EL HECHO

Eduardo Funes fue encontrado sin vida durante la madrugada de ayer, en un pasaje sin nombre que se encuentra a metros de la esquina de Pieragnoli y Los Ciruelos, en el barrio Máximo Abásolo. La autopsia determinó que recibió al menos veinte puñaladas en la cara y cuarenta en el tórax, algunas cortantes y otras penetrantes.

Eduardo Funes tenía 29 años y ayer se convirtió en una nueva víctima de homicidio en Comodoro Rivadavia durante 2016. Su cuerpo fue encontrado por una mujer en un pasaje sin nombre que se encuentra a metros de la esquina de Pieragnoli y Los Ciruelos, en el barrio Máximo Abásolo, a menos de 300 metros de la Seccional Séptima y frente al Gimnasio Municipal 3.

Una joven que caminaba por el lugar alrededor de las 1:15, fue quien divisó el cuerpo que yacía en el suelo. Rápidamente corrió hasta la comisaría y alertó a los agentes de guardia. Funes ya estaba sin vida, y claramente había sido atacado en reiteradas oportunidades.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico