Municipales abandonaron piquetes pero bloquearon sectores operativos

Prácticamente el 90% de las actividades del municipio caletense quedaron ayer inactivas por el bloqueo a sectores operativos que impuso un número no precisado de trabajadores de planta permanente que reclaman el pago del medio aguinaldo y además exigen que se complete el sueldo de julio. El intendente Facundo Prades calificó esta actitud como "violenta" e "intempestiva".

Caleta Olivia (agencia)
A partir de ayer, el nuevo plan de lucha ya no incluye a los cotidianos piquetes que bloqueaban la Ruta 3 en el acceso norte de la ciudad y si bien ello constituye un alivio para miles de personas que se desplazan por la principal vía terrestre patagónica, ahora el conflicto de los trabajadores municipales repercute en la prestación de servicios públicos a esta comunidad.
Este municipio tiene una planta de 6.300 trabadores y ya se cancelaron prestaciones a los encuadrados en cooperativas y planes sociales (que no son elevadas) y además se pagó los sueldos de julio a los agentes de módulos 1, 2, 3, 4, 5 y 6 y docentes de planta permanente (aproximadamente 3.200), restando aún cancelar el compromiso a los que revisten en módulo 7, pero a todos aún no se les pagó el medio aguinaldo.
En lo que respecta a la retención de servicios que comenzó a principios de mes, el acatamiento es dispar según las partes del conflicto ya que los voceros del gremio aseguran que supera el 80% en tanto que desde el Departamento Ejecutivo se indicó que el porcentual no era tan elevado, pero el bloqueo impuesto ayer por los huelguistas hizo que el 90% de las actividades operativas se vieran resentidas.

SIN SERVICIOS PUBLICOS
Ante este difícil panorama, el intendente Facundo Prades decidió convocar a una conferencia de prensa que ofreció en su despacho a mediodía de ayer, al tiempo que alrededor de 50 trabajadores protagonizaban una manifestación en el acceso al edificio central, gritándole "mentiroso" al jefe comunal.
En principio, acompañado por algunos miembros de su gabinete, Prades calificó de "violenta" e "intempestiva" la toma de los sectores operativos, señalando que esta medida afecta directamente a toda la sociedad, al tiempo que pidió a los trabajadores que a medida que vayan cobrando "vuelvan a trabajar".
A modo de ejemplo indicó que tuvo que suspenderse un operativo de limpieza programado en el barrio 2 de Abril, al igual que el servicio de recolección de residuos, el programa de bacheo y el de mantenimiento de las arterias además de la construcción de nichos en el cementerio, entre otros imponderables.
También precisó que de los casi 3.200 empleados de planta permanente que tiene la Municipalidad sólo 400 pertenecen al módulo 7 que no percibieron sus salarios, para lo cual hacen falta casi 13.000.000 de pesos.
"Hoy el municipio no cuenta con el dinero necesario; lo hemos venido manifestando desde diciembre y lo repetimos en el discurso inaugural: no hay dinero necesario para pagar en tiempo y forma a todos los trabajadores", afirmó el jefe comunal.
"A medida que vamos juntando el dinero se va abonando, pero como el sector de Rentas no trabaja se pierde una recaudación de casi 6.000.000 de pesos por mes lo que es ilógico" lo cual hace que "en estos siete meses perdimos casi 42 millones de pesos, mientras necesitamos 36 para pagar los aguinaldos", puntualizó.

ADVERTENCIA
Más adelante advirtió que ante esta difícil encrucijada "existen dos caminos: o se despide a la mitad del personal o se va pagando como se puede para que todos sostengan el trabajo".
Asimismo, sostuvo que otra alternativa sería "tomar como ejemplo lo que ocurre en el sector privado y empezar a trabajar en un programa preventivo de crisis: reducir la carga horaria en un 70% y por ende reducir los salarios" por lo cual llamó a los huelguistas a la reflexión indicando que "o todos tenemos paciencia y hacemos el esfuerzo o caso contrario será bastante complicado salir adelante".
Respecto a las gestiones para obtener una nueva ayuda financiera para completar el pago de sueldos de julio, aseguró que sus secretarios de Gobierno y Hacienda, José Luis Lacrouts y Marcos Antonelli, se encontraban en esos momentos reunidos en Río Gallegos con el ministro de Economía de la provincia, Juan Donnini.
En tramo final de la extensa rueda de prensa, Prades recordó que cuando asumió sus funciones, en diciembre de 2015, "decidimos no echar a nadie cuando otros gobiernos, incluso el provincial, echó gente".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico