Municipales de Caleta enfrentaron en la ruta a tropas de Gendarmería

La ciudad del Gorosito fue escenario ayer de un enfrentamiento entre trabajadores municipales y tropas de elite de la Gendarmería Nacional que arrojó un saldo de al menos cuatro lesionados leves en el primero de los grupos. Los incidentes comenzaron a las 9:45 y tuvieron por escenario la Ruta 3, en el acceso norte. Ninguno de los grupos cedió posiciones y también fueron agredidos dos diputados que intentaron interceder. Los manifestantes se retiraron a las 15:45, pero volverán el martes al mismo lugar si no les pagan los salarios de mayo.

Caleta Olivia (agencia)
El choque de los municipales contra la barrera de escudos de las tropas de elite de Gendarmería fue poco menos que brutal. Luego sobrevinieron pedradas, golpes de palos y bastones, y el lanzamiento de neumáticos encendidos contra los efectivos antimotines que otros del mismo grupo extinguieron en pocos segundos con matafuegos.
La extrema tensión había comenzado a gestarse minutos después de las 9:00 en la rotonda ubicada frente a la playa de tanques de Termap, a poco más de 300 metros del lugar donde estaban apostados e incluso no alistadas las tropas de los efectivos de los móviles 3 (de Córdoba) y 4 (de General Acha, La Pampa).
En la tarde del día anterior, el secretario adjunto del SOEMCO, Daniel Reyes, creía que ya no se volvería a bloquear ese sector porque el número de manifestantes se iba reduciendo luego de dos jornadas de piquete, pero al llegar la noche, la situación cambió y se resolvió continuar con esa medida de fuerza.
El tercer bloqueo de la rotonda fue sólo una estratégica excusa porque, desde allí, los casi 200 trabajadores que se habían concentrado, entre ellos numerosas mujeres, avanzaron en bloque y en descenso hacia el área que dominaban los uniformados.

APRESTOS
Los comandantes y jefes de secciones comenzaron a dar presurosas órdenes a la tropa que rápidamente se alistó para el inminente choque.
Los efectivos corrieron hacia la ruta y tomaron posiciones en doble fila, totalizando alrededor de un centenar, mientras desde Comodoro Rivadavia provenían a gran velocidad otras secciones en dos unidades tipo Traffic, aunque no llegarían a tiempo para los primeros incidentes.
Los municipales que marchaban vociferando insultos apenas se detuvieron algunos segundos antes de estar frente a frente con los efectivos de la fuerza de seguridad y a las 9:45 sobrevino el choque.
Los más corpulentos se lanzaron contra la barrera de escudos tratando de quebrarla, pero apenas lo lograron, tras lo cual irrumpieron muchas mujeres en la pelea.
En esos momentos todo fue vertiginoso y a la lluvia de piedras sobrevino el lanzamiento de cubiertas incendiadas. Los gendarmes las apagaron y pasaron por sobre ellas y ganaron apenas dos o tres metros de campo de batalla.
Un oficial a cargo hablaba por teléfono celular con alguna autoridad superior y le requería más directivas porque "nos están cascoteando". La orden hasta ese momento era resistir e impedir que los municipales se apoderaran de la ruta y en rigor lo consiguieron, pero en la práctica la situación se había desbordado.
Quince minutos después de la fragorosa lucha hubo una tregua, pero muchas mujeres municipales estaban fuera de sí y querían volver a arremeter contra la tropa, en medio de insultos, que también iban dirigidos al intendente Facundo Prades (quien supuestamente estaba en Río Gallegos), al cual le pedían abiertamente que renunciara al cargo. En esos momentos se supo que al menos dos hombres y dos mujeres, todos municipales habían resultado con golpes leves.

LEGISLADORES
AGREDIDOS
Los incidentes se reanudaron alrededor de las 10:15 cuando llegaron dos diputados de esta misma ciudad, Gerardo Terraz y Sergio Bucci (Unión para Vivir Mejor –Cambiemos) con la intención de interceder ante los oficiales de Gendarmería, pero los municipales no sólo los recibieron con insultos sino también con agresiones.
A Bucci le lanzaron varios manotazos, pero Terraz la pasó peor porque recibió dos puntapiés y fueron otros municipales los que calmaron a sus compañeros.
Luego, ambos legisladores pudieron cruzar hacia las espaldas de las tropas y hablar con dos altos oficiales, quienes les dijeron que ellos cumplían órdenes de la Justicia Federal.
Bucci fue más tarde a hablar con la jueza Marta Yáñez y, según dijo el diputado, la magistrada le informó que las directivas provenían de la ministro de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich.
En tanto, Terraz mantenía una comunicación telefónica urgente con el vicegobernador Pablo González para imponerlo de la grave situación y requerirle ayuda económica urgente de las arcas provinciales.

IMPASSE HASTA EL MARTES
A mediodía seguían ambos grupos contendientes en medio de la ruta y los municipales ya sumaban más de 300, además de referentes aislados de otros gremios y fuerzas políticas de izquierda, en tanto que el número de gendarmes también se había incrementado hasta aproximadamente 200.
En las primeras horas de la tarde, superado ya el momento de los insultos, Terraz y Bucci informaron a los manifestantes que el Gobierno provincial aseguraba 20 millones de pesos y posiblemente 7.000.000 millones más en el curso de los últimos días, a lo que se sumaban otros 3.000.000de pesos que disponía el municipio.
Por separado había un supuesto aporte de 15 millones de pesos de Nación, pero todo era de palabra ya que nadie firmaba un compromiso de transferencia. De todos modos, la comuna necesita algo más de 60 millones para cubrir los salarios de mayo del personal de planta permanente.
Finalmente a las 15:45, luego de otra agitada asamblea en plena ruta, los municipales decidieron retirarse a sabiendas que por cuestiones de clering bancario era imposible cobrar sus salarios en un fin de semana largo por los dos feriados.
Dejaron en claro que no lo hacían por el hecho que los legisladores hayan procurado hacer las veces de mediadores. En ese marco, acordaron replegarse hasta el sitio de acampe (frente al edificio municipal) y pasar a un cuarto intermedio hasta el martes, día en que volverán a la ruta si no cobran la totalidad de los salarios.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico