Murieron 44 refugiados en tres naufragios en el Egeo

Europa enfrenta desde el año pasado la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial, con más de 1,1 millón de personas arribadas a las costas del continente sólo en 2015 en busca de dejar atrás las guerras en países como Siria, Irak y Afganistán e iniciar una nueva vida en algún país europeo.

Al menos 44 personas, entre ellas 20 niños, murieron ayer en los naufragios de tres embarcaciones con refugiados y migrantes en el mar Egeo, entre las costas turca y griega, en un balance provisional en uno de los días más mortíferos en la zona desde el inicio del año. Según la Guardia Costera griega, una embarcación con 48 personas se estrelló contra las rocas y se hundió en la costa oriental de la isla de Farmakonisi.
Cuarenta tripulantes pudieron salvarse por sus propios medios, pero los guardacostas y una nave de Frontex recuperaron los cuerpos sin vida de siete personas, seis niños y una mujer, y lograron salvar a una niña de las aguas.
En la zona marítima de la isla de Kalolimnos, una operación permitió rescatar a 26 personas, además de recuperar 34 cadáveres (11 niños, 16 mujeres y nueve hombres), quienes se encontraban en un velero de madera, informó la agencia de noticias EFE.
Todavía hay un número incierto de desaparecidos, ya que se desconoce cuántos ocupantes viajaban en la embarcación, una cifra que puede oscilar entre los 70 y 100.
Además, los guarda costas turcos encontraron los cuerpos de tres niños en otro naufragio frente a las costas de Didim, según la agencia turca Dogan.
Europa enfrenta desde el año pasado la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial, con más de 1,1 millón de personas arribadas a las costas del continente sólo en 2015 en busca de dejar atrás las guerras en países como Siria, Irak y Afganistán e iniciar una nueva vida en algún país europeo.
Lejos de remitir por la llegada del invierno, el aluvión no se ha detenido, mientras crece la presión sobre los líderes de la Unión Europea en medio de señales de que la estrategia adoptada para afrontar la crisis no va a ningún lado.
Esta semana, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) alertó que la cantidad de refugiados o migrantes llegados a Grecia en lo que va del año se multiplicó por 21 respecto del mismo periodo del año pasado y que 77 personas fallecieron entre el 1 y el 18 de enero.
Más de 3.700 personas murieron hasta ahora en naufragios de barcazas con inmigrantes que buscaban llegar a Europa por el Mediterráneo, ya desde Turquía hacia Grecia o desde el norte de África hacia el sur de Italia.
Según datos de la policía griega, el 34% de los refugiados que han llegado a Grecia en los primeros 15 días del año son niños, el 21% mujeres y el 45% hombres.
El periodismo apunta a que la llegada de barcazas se ha incrementado pese al mal tiempo precisamente porque cuando las condiciones meteorológicas son más complicadas los traficantes ofrecen rebajas en los viajes desde la costa turca.
El precio puede llegar a descender hasta los 500 euros, la mitad de lo que cuesta el trayecto habitualmente.
Esto explica que pese a las tormentas que se registraron el miércoles, se batiese la cifra récord de más de 2.000 personas, la mayoría mujeres y niños, que desembarcaron en la isla de Lesbos.
Las organizaciones que trabajan sobre el terreno han equipado con estufas de gas los dos centros de recepción de esta isla para combatir las bajas temperaturas que provocaron nevadas a inicios de esta semana.
Ayer, la OIM informó que en los primeros 21 días del año casi 36.000 refugiados llegaron a la UE a través de Grecia y más de un centenar de personas han perdido la vida en la travesía.
Desde Grecia, los migrantes avanzan en colectivo, tren o incluso a pie en dirección al Norte, atravesando los Balcanes Occidentales y con la meta de llegar a los países más prósperos, como Alemania o Suecia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico