Murió al caerse de una lancha cuando pescaba

Camilo Córdoba tenía 42 años y vivía en Esquel. Su hijo de 10 años fue a pedir ayuda y la policía encontró su cuerpo a 5 kilómetros del cruce fronterizo con Chile.

Camilo Córdoba – un conocido carnicero de Esquel- pescaba junto a su hijo de 10 años en Río Grande en la zona de Los Cipreses. Se cayó de una lancha y murió, arrastrado por la correntada.

El pequeño, al notar que su padre no salía a flote, corrió hasta el destacamento policial de Los Cipreses en pedido de auxilio.

La Policía tomó conocimiento de lo ocurrido cerca de las 11 de la mañana, de inmediato se trasladó hasta esa zona junto a los bomberos de Trevelin que recorrieron la zona en lanchas.

Pasadas las 13.30, el cuerpo de Córdoba fue hallado en las profundidades del cauce, atrapado entre las ramas de un árbol asentado en el fondo del cuenco, a 5 kilómetros de la frontera.

El cuerpo fue trasladado a la Morgue de Esquel y por solicitud del Ministerio Público Fiscal, se practicaría una autopsia a primera hora de hoy.

Otros pescadores que se abocaban a la pesca por las inmediaciones, intentaron rescatarlo pero sin éxito, ya que el cuerpo nunca pudo salir a flote por sus propios medios; indicó Diario Jornada.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico