Murió ayer el joven de Caleta Olivia que había sido baleado en Navidad

Jorge Garrido, apodado "Bocha", dejó de existir ayer pasado el mediodía tras sufrir un paro cardíaco mientras permanecía internado en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Zonal de esta ciudad, donde el sábado se le declaró muerte encefálica. Había sido baleado en la madrugada de Navidad. El presunto autor del disparo está detenido.

Caleta Olivia (agencia)

Momentos de profunda tristeza se vivieron ayer en el Hospital Zonal, cuando a las 13 el joven de 31 años, que ya tenía muerte encefálica, sufrió un paro cardíaco que le costó la vida.
Los hermanos, amigos y esposa de Garrido estaban esperanzados en que podría revertir ese estado clínico, pero finalmente fueron anoticiados sobre su fallecimiento.
Según se pudo saber, tras conocerse el sábado que había sufrido muerte encefálica, su esposa decidió no donar sus órganos.
En ese sentido, profesionales médicos explicaron que la muerte encefálica es irreversible, independientemente de que funcionen los órganos, ya que una vez que una persona entra en ese estado clínico no hay posibilidades de que se revierta, por lo que se comienza con el operativo para la donación de órganos o bien se aguarda el paro cardíaco que conlleva al deceso.
Cabe recordar que Garrido, quien se desempeñaba como operario de una empresa de remediación ambiental (ex Empasa) y era padre de un bebé de 1 año y una niña de 10, recibió un impacto de bala en la nuca cuando viajaba como acompañante en un automóvil por la avenida Santa María del barrio Ceferino en la madrugada de Navidad, hasta donde le había pedido a su amigo de apellido Alzaga que lo llevara para saludar a su suegra.
Tras salir de allí y a las pocas cuadras, alrededor de las 5:10, se produjo el hecho de sangre, cuando un sujeto que estaba acompañado por otros cuatro, apuntó y disparó con un revólver calibre 22 al auto VW Golf en el que iban Alzaga y Garrido.
El proyectil atravesó uno de los vidrios polarizados, precisamente el lateral trasero derecho, e impactó a Garrido en el cráneo, exactamente en la zona temporo occipital.

UN DETENIDO
Horas más tarde, se realizó un allanamiento donde los policías lograron secuestrar el revólver que habría sido utilizado y un VW Gol que pertenecería al presunto autor del disparo quien también fue detenido, junto a otras cuatro personas.
Avanzada la tarde del viernes, estos últimos fueron dejados en libertad por el juez de instrucción subrogante que se hizo cargo de la causa, Horacio Islas, permaneciendo detenido Pablo Manse, de 20 años, quien se halla sumamente comprometido ya que la prueba de parafina o dermonitrotest arrojó que tenía vestigios de pólvora en una de sus manos.
Cabe mencionar que aún no se conocen los motivos del brutal ataque, aunque trascendió que el presunto autor del balazo y el conductor del auto en el que se trasladaba Garrido, tendrían antecedentes policiales y estarían enemistados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico