Murió Cesia: la chica que soñaba con casarse

Cesia Muñoz tenía 22 años, era oriunda de Trelew y estaba internada en el Hospital Italiano de Buenos Aires donde se realizaba un tratamiento debido a la leucemia que le diagnosticaron hace unos meses. La joven tenía el sueño de casarse, el cual cumplió antes de partir.

A las 13:30 de hoy, a través de la fan page de Facebook "Todos por Cesia" se conoció la triste noticia de que la joven Cesia Muñoz de 22 años años, nacida en Trelew y que padecía de leucemia con la cual luchaba en el hospital Italiano de Buenos Aires, falleció.

Su historia trascendió ya que a través de una campaña por redes sociales pedía ayuda para poder cumplir su sueño casarse con Francisco, el padre de sus pequeños hijos, pero para esto necesitaba el vestido, el velo y los anillos. Finalmente el pasado 29 de diciembre tras darse a conocer su historia y recibir la solidaridad de muchas personas a través del país pudo cumplir su sueño.

La joven trelewense se casó y se convirtió en la primera ceremonia realizada en el Hospital. Con sus médicos como testigos, la joven dio el sí junto a su pareja.

EL CASAMIENTO

La ceremonia comenzó el martes 29 de diciembre cerca de las 13 horas, estaba todo preparado en un living del Hospital Italiano llamado Devoto, lugar que fue especialmente acondicionado para que Cesia pudiera casarse.

Con el vestido soñado, el velo que le regalaron para la ocasión, rodeada de sus padres, hermanos, sus hijos de 2 y 4 años, enfermeras y médicos, Cesia dio el sí – frente al Padre Pablo de la Capilla del Hospital- a su pareja y padre de sus pequeños, con quien formó una familia desde hace cinco años.

María, la madre de la joven, relató un día después del casamiento a El Patagónico el especial acontecimiento. "Estuvo hermoso, fue muy emocionante, ella estaba feliz porque todo estaba perfecto, fue un momento mágico, fue como si no estaba enferma".

No faltó nadie a la ceremonia, Cesia estuvo acompañada por los camilleros, enfermeros, personal de la cocina, los guardias del lugar y sus médicos Pilar y Lucas, fueron los testigos especiales.

"Estaban todos, porque la quieren mucho en el hospital. Estaba tan feliz que ni siquiera usó la silla de ruedas que usa siempre, ni los rescates que usa para controlar los dolores. Lo feliz se le veía en la cara porque no parecía estar enferma", manifestó en ese entonces su mamá.

El fotógrafo y la maquilladora del casamiento, tocados por la historia por padecerlo (el fotógrafo) y vivirlo de cerca (la maquilladora) ofrecieron sus servicios desinteresadamente.

Cesia Muñoz falleció cumpliendo su sueño y llegando a muchos corazones que hoy se ven tristes por la noticia.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico