Murió tras ingerir mucha cafeína en dos horas

Un adolescente de 16 años, que murió tras descompensarse a la mitad de una clase en Estados Unidos, falleció porque consumió mucha cafeína en el corto período de dos horas.

El joven se llamaba Davis Allen Cripe, tenía 16 años, pesaba algo más de 90 kilos y murió una hora después de desmayarse en un secundario cerca de Columbia, en Spring Hill High school.

Gary Watts, el forense del condado de Richland, informó de que Cripe bebió un café latte, un Mountain Dew largo (un refresco cítrico fabricado por Pepsi y que contiene mucha cafeína) y una bebida energética también con mucha cafeína en menos de dos horas.

Watts declaró que los forenses de su equipo comprobaron que Cripe murió de un "paro cardiaco inducido por la cafeína, que causó una probable arritmia". "Es probable que la cafeína no hubiera sido vista como un factor de su muerte si no hubiera sido por los testigos, que dijeron a los forenses lo que Cripe bebió antes de derrumbarse en clase", subrayó Watts, que añadió que el principal testigo de los hechos no pudo precisar de qué marca era la bebida energética que tomó en tercer lugar pero "era un refresco de tamaño grande".

Cripe, según el forense, era considerado "un adolescente sano" y no había sido diagnosticado previamente de ninguna afección en el corazón. "No hay signos de cardiopatías en la autopsia", añadió. El forense precisó que no es "una sobredosis de cafeína" sino que la causa de la muerte fue "la forma en que fue ingerida durante en un corto período de tiempo". Según Watts, el joven ya había tomado una cantidad similar de cafeína otro día antes de su muerte.

Por último, el forense quiso aclarar que no pretenden hacer un alegato contra la cafeína, pero sí subrayar que "la gente necesita prestar atención a su ingesta de cafeína y cómo la toman, al igual que lo hacen con el alcohol o los cigarrillos".

La Clínica Mayo cifró en hasta 400 miligramos de cafeína al día la cantidad que pueden tomar la mayoría de los adultos sanos de forma segura. En 2015, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria dijo, por su parte, que beber más de 400 miligramos de este excitante puede producir un aumento de la frecuencia cardíaca, una presión arterial más alta, latidos cardíacos irregulares, temblores, nerviosismo, insomnio y ataques de pánico.

Fuente:

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico