Nación estudia aumentar la masa "coparticipable" a las provincias

Actualmente, la proporción de la masa coparticipable es de 75-25, es decir el 75% de lo recaudado se lo queda el Estado nacional. El gobierno aspira a llevarlo al mediano plazo a un 66-34, pero fomentando la transferencia de responsabilidades junto a los recursos, con un modelo similar a lo firmado con la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en cuanto a la Policía Federal.

El Gobierno nacional comenzará a mediados de este mes una ronda de diálogo con los ministro de Economía de todas las provincias para definir una "federalización" de la masa coparticipable de impuestos, pero dejará en segundo plano la discusión de una nueva ley de Coparticipación, que prevén de casi imposible concreción.
Según informaron a Télam altas fuentes del Ministerio del Interior, "no es prioridad consensuar una nueva ley de Coparticipación" porque es "un debate abstracto y sólo se lograría si las 24 provincias están de acuerdo, algo muy difícil".
A pesar de lo dicho por el presidente Mauricio Macri, que en más de una oportunidad puso como objetivo final una nueva ley, el oficialismo tiene definida una meta más pragmática: incrementar la masa coparticipable para "federalizar" la recaudación, remarcaron desde Interior.
Actualmente, la proporción de la masa coparticipable es de 75-25 (75% de lo recaudado se lo queda el Estado nacional), y el gobierno aspira a llevarlo al mediano plazo "a un 66-34", fomentando el reparto de competencias junto con sus recursos (con un modelo similar a lo firmado con la Ciudad en cuanto a la Policía Federal).
"La Nación no puede estar ocupándose de licitar obras para veredas y asfalto, eso será delegado", ejemplifican altas fuentes oficiales, y aseguran que las provincias serán más beneficiadas por esa forma de reparto que por una nueva ley de coparticipación, que sería un proceso mucho más largo.
El intercambio comenzará en dos semanas, cuando el viceministro de Interior, Sebastián García de Luca, y el secretario de Relaciones con las Provincias, Alejandro Caldarelli (abocado más a la parte económica) comiencen el ciclo de encuentros con ministerios de Economía o Hacienda de cada una de las 24 provincias.
Como telón de fondo, el oficialismo es consciente que en un mes inician las sesiones ordinarias del Congreso, en el que cuenta con una ostensible minoría en ambas cámaras, por lo que busca durante febrero llevar a los papeles el nuevo flujo de erogaciones para las provincias (cuyos gobernadores, espera, influencien a sus legisladores).
En la última semana, el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, recibió a los gobernadores peronistas para dialogar sobre este tema y en sus declaraciones graficó la estrategia: "Hay que transferir más recursos a las provincias y la contraparte es que se le transfieran más responsabilidades".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico