Nación suspendió la reunión con gremios docentes y se acentúa la crisis educativa

El Ministerio de Educación decidió suspender la reunión que sus autoridades tenían previsto mantener hoy en Buenos Aires con dirigentes de los dos gremios docentes de Santa Cruz, ADOSAC y AMET, y con referentes del Consejo Provincial de Educación, dado que la continuidad del paro no otorga "el clima necesario" para avanzar en las negociaciones salariales.

Caleta Olivia (agencia)

Vale recordar que la cartera nacional que ahora preside Alejandro Finocchiaro (quien reemplazó a Esteban Bullrich Ocampo, precandidato a senador por la provincia de Buenos Aires) había comenzado a interceder en el extenso conflicto y se comprometió a aportar fondos para satisfacer las demandas salariales.
Por tal motivo, trasladó varias propuestas y la última consistió en otorgar un incremento del 5 % al sueldo básico, dejando abierta la posibilidad de continuar hoy las negociaciones en la Ciudad Autónoma, pero condicionadas a que se levantaran las medidas de fuerza.
Si bien el gremio minoritario (AMET) suspendió el paro, la ADOSAC rechazó la propuesta y decidió otras 120 horas de paro a partir del lunes, por lo cual el ministerio nacional consideró que no había "una aceptación plena" y suspendió la reunión que había convocado para hoy.
Los voceros de la cartera que preside Finocchiaro, según señala en su edición de ayer el diario La Opinión Austral, indicaron que "el encuentro estaba pensado para concretarse en otro contexto, es decir con los alumnos y docentes en las aulas".
"Lo que se esperaba no era una aceptación plena y definitiva de la propuesta salarial que sostenía el gobierno nacional, sino que se buscó retomar el camino de la negociación y racionalidad, pero quedó inhabilitado con el lanzamiento de una medida de fuerza de 120 horas", explicaron.
En consecuencia evaluaron que "esa medida termina con el clima necesario para la reunión y el diálogo que impulsamos".

POSTURA INTRANSIGENTE
Por su parte, ADOSAC lanzó un video desde su plataforma de redes sociales dando cuenta de por qué decidió darle continuidad a la huelga. Allí se señala que "desde marzo hay unas 18 mil horas cátedra sin cubrir, tratándose de un equivalente a 100 mil puestos de trabajo, lo cual significa un ahorro al gobierno provincial de unos 84 millones de pesos acumulados hasta la fecha".
"A esos despidos encubiertos se suman los cierres de secciones en jardines y escuelas. Esto equivale a un millón de pesos por mes, haciendo un total de 9 millones de pesos mensuales que el Gobierno ha dejado de invertir en la educación pública", expresa la entidad gremial.
También remarca que "por la Ley de Financiamiento Educativo ingresaron a la provincia unos 3 millones de pesos diarios para infraestructura escolar y mejora salarial, entre otros ítems, y a la fecha hay más de 400 millones de pesos que no fueron invertidos debidamente".

OTRA MEDIDA JUDICIAL
Por otro lado, ayer se tuvo conocimiento de que la jueza civil de El Calafate, Florencia Viñuales, emitió un fallo por el cual hizo lugar a un recurso de amparo impulsado por un grupo de padres de esa localidad, el cual es similar al que el 17 de julio emitió el juez riogalleguense Diego Lerena, el cual los gremios no acataron.
Uno de los amparistas, Walter Ortiz, expresó al diario Tiempo Sur que "volver a clases es una cuestión de amor propio del docente por su profesión" y señaló que "ADOSAC no se contacta con nadie y no podemos ir a la sede a hablar con sus dirigentes, por lo cual secretario general, Pedro Cormak, miente".
A todo esto, El Patagónico pudo constatar que gran parte de las bases docentes, al menos en Caleta Olivia, ya no están respondiendo a la dirigencia de ADOSAC y cada día son más los que retornan a las aulas.
En parte ello se debe al desgaste que trajo aparejada la extensa huelga, e incluso comenzaron a cuestionar a sus dirigentes por la manera en que encararon la lucha ya que hasta ahora solo habían logrado obtener un 5% de incremento salarial.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico