Nada lo detuvo: recorrió Europa sobre la espalda de sus amigos

Los más poéticos dirán que todo sueño se puede cumplir si se lucha y que la fuerza de la amistad mueve mundos, estas expresiones cobran vida en la historia de Kevan Chandler, un joven norteamericano que padece atrofia muscular espinal que le impide caminar.

"Toda mi vida se basó en encontrar un balance entre lo que físicamente puedo hacer y lo que no", explicó Kevan. A pesar de eso, el treintañero oriundo de Indiana, aseguró que fue criado para soñar en grande y ver sus limitaciones solo como una parte de lo que él es.
Kevan pesa 30 kilos y está postrado en una silla de ruedas, lo que le impide viajar y su sueño es, precisamente, conocer el mundo. El primer paso, y el lugar de más deseo era Europa. El joven, consciente de las "limitaciones" que impone estar en silla de ruedas en un mundo poco preparado para ello, tuvo que buscar ayuda en sus buenos amigos: Tom Troyer, Philip Keller, Benjamin Duvall y Luke Thompson, quienes se turnaron para transportarlo con una mochila especialmente equipada. "La improvisamos en una hora. Era una mochila de senderismo con marco metálico. La pusimos en el suelo y luego me colocaron a mí encima, utilizando hamacas", recordó Kevan.
Previo a esta aventura, realizaron algunas excursiones en su país, pero siempre su objetivo fue recorrer Francia, Inglaterra e Irlanda. Para junio de este año, uno de sus grandes sueños se volvió realidad y se dio el gusto de ser mochilero por Europa.
Fue un viaje que tomó meses planear por los costos. "Es un destino mágico y siempre tuve el deseo de estar allí, pero nunca supe cómo hacerlo posible", comentó Kevan a la prestigiosa revista "People". Para ello que se inscribió en la página "GoFoundMe" para recaudar fondos. Allí detalló: "tenemos muy poco dinero, pero con su apoyo, retornaremos con una historia distinta que el mundo nunca escuchó". La respuesta fue abrumadora y recibió más que ayuda económica. "Personas me escribieron diciendo `soy también discapacitado y esto realmente me da valor para afrontar la vida de una manera un poco diferente`", comentó.
En tanto, el valor de la amistad se puso en evidencia tras el testimonio de los cuatro jóvenes sobre los cuales, literalmente, se apoyó Kevan. "Él no es pesado, es mi hermano", reza la canción que hizo famosa la banda The Hollis en los años '70 y que fue el himno al amor fraternal que cantó el grupo que decidió cargar a Kevan durante el viaje.
Los chicos documentaron el viaje con fotos y videos que publicaron en la cuenta de Instagram llamada "WeCarryKevan" y planean hacer un documental.
Al ser consultado sobre el mensaje que quiere dar al mundo, Kevan indicó: "si tienes algo que deseas hacer, puedes encontrar el modo de hacerlo". "Mi silla de ruedas es definitivamente donde estoy más cómodo. Pero me di cuenta que a veces dejar tu zona de confort vale la pena", puntualizó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico