Nadia Kesen delegó en su madre la responsabilidad parental de su hija

La delegación de la responsabilidad parental que habilita el artículo 643 del Código Civil fue tramitada en la Justicia de Familia de Comodoro Rivadavia a efectos de resguardar a la menor. Por ello la abuela materna aceptó dicha delegación que fue homologada el 30 de diciembre y que tendrá validez durante todo 2016.

El caso judicial es distinto al que se sigue en el fuero Penal, aunque no deja de estar vinculado con Nadia Dahlel Kesen y la hija que tuvo con el fallecido, Domingo Expósito Moreno, menor a la cual se debe proteger para no revictimizar. De todas maneras, la resolución que se acaba de conocer no deja de ser un hecho noticiable de relevancia, teniendo en cuenta además que la historia trascendió internacionalmente.
Se debe conocer que el artículo 643 del renovado Código Civil habilita la delegación del ejercicio de la responsabilidad parental. Ello, en interés del hijo y por razones suficientemente justificadas. Con esa premisa, los progenitores pueden convenir que dicho ejercicio de la responsabilidad parental sea otorgado a un pariente, incluso hasta un padrino. Ese acuerdo con la persona que acepta la delegación en cuestión debe ser homologado por un juez y para ello es requisito fundamental oír al menor.
El acuerdo lo hizo Nadia Kesen con su madre a través de un escrito que fue presentado a mediados de noviembre en el Juzgado de Familia N°3 de Comodoro Rivadavia, a cargo de la juez Verónica Roberts.
La magistrada se tomó 45 días para resolver la cuestión planteada y finalmente lo homologó el 30 de diciembre, 6 días antes de que la joven obtuviera una morigeración en la medida de coerción que viene cumpliendo desde el 9 de octubre, en la causa que investiga el crimen de su ex pareja.
La delegación homologada tiene una plazo máximo de validad de un año y fue ese el otorgado en esta ocasión. El mismo puede ser renovado y al igual que en la primera ocasión, debe ser fundado.
La norma establece que los progenitores conservan la titularidad de la responsabilidad parental, por lo que mantienen el derecho a supervisar la crianza y educación del hijo en función de sus posibilidades.
En el último párrafo, dicho artículo aclara que este régimen también es aplicable al hijo que sólo tiene un vínculo filial establecido, caso que encuadra en la actual situación de la criatura.
Por lo pronto, para los abuelos paternos, subsiste el derecho a entablar un régimen de visitas y el mismo deberá efectivizarse en el lugar de arraigo de la menor.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico