Nadia Kesen: "no pudimos hacer el duelo"

Al culminar los alegatos de los defensores, el tribunal ofreció a los acusados hacer uso de sus últimas palabras. Nuevamente Sergio Solís optó por no abrir la boca, mientras Nadia Kesen reiteró una vez más que "no tengo absolutamente nada que ver con esto. Nos íbamos a ir, mi hija lo sabía y la preparé para que nos fuéramos a España. Cuando falleció Domingo, su papá, fui yo quien le tuvo que contar lo que le pasó y quien la contuvo; sufrir con ella su dolor. No sólo el dolor de ella, sino el mío y el de mi familia que no pudimos hacer el duelo", sostuvo Kesen, quien fue acusada como instigadora del homicidio.
"Sé que hay un peso de la condena social que está cayendo sobre mí hace más de dos años y espero que eso no influya hoy acá", manifestó dirigiéndose al tribunal.
A todo esto, el fiscal Adrián Cabral, al hacer uso de la réplica, efectuó una seria de aclaraciones y pidió que se mantenga la prisión preventiva de Solís, como así también el arresto domiciliario de Kesen. Ello, si es que el tribunal entendía que la medida de coerción vencía en esta ocasión, con el término del debate.
Mientras, el querellante Sergio Romero coincidió con la continuidad de la preventiva de Solís y con respecto a Kesen pidió que se modifique el arresto domiciliario por su encarcelamiento en un centro de detención.
A su turno los defensores contestaron lo atinente a la medida de coerción, a pesar de que entendieron que el juicio recién terminará con la cesura, si la hubiere. En todo caso, la defensora de Solís reclamó la prisión domiciliaria, mientras que el abogado de Kesen pidió que se mantenga la medida de coerción tal como llegó a juicio su asistida.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico