Nahir Quinteros advirtió que puede hacer daño aún desde la alcaidía

Ayer en una nueva audiencia de revisión para pedir por su libertad, Nahir Quinteros le contó a los jueces que si ella hubiese querido hacerle más daño a Laura Berro, no necesita estar en libertad, sino que desde la misma alcaidía puede hacerlo, ya que tiene acceso a un teléfono celular todo el día. Una vez más, la joven detenida acusada de desfigurar a otra chica por motivos pasionales, pidió estar con su hijo, pero el Tribunal decidió confirmarle los dos meses de prisión preventiva.

Nahir Quinteros, acusada de cortar con un cúter a Laura Berro el 18 de setiembre del año pasado en Kilómetro 8, volvió a pedir ayer una revisión de la medida por la cual el lunes le confirmaron que deberá continuar presa.
Cuando las partes debatían sobre el pedido del abogado Mauro Fonteñez a un tribunal colegiado para que revoque la decisión del juez natural de la causa, Mariano Nicosia, Quinteros se dirigió al tribunal compuesto por Raquel Tassello y Miguel Caviglia.
La joven dijo que el peligro de entorpecimiento en la causa -que es uno de los fundamentos que vienen sosteniendo la Fiscalía y la querella para que no le concedan la libertad- no es fundamento para su caso. Es que advirtió que si ella quería hacerle más daño a la víctima podría hacerlo ya que en la alcaidía policial "tenemos acceso a un teléfono celular todo el día".
Lo que Quinteros pretende -según le dijo al tribunal- es estar con su hijo y pidió poder cuidarlo porque hace cinco meses que está privada de su libertad y considera tener "derechos como la víctima".
Tanto su defensor como ella explicaron que la madre de Quinteros comenzó a trabajar en doble turno como docente y que por ello no puede cuidar al nieto, quien se halla próximo a iniciar las clases.
Los jueces se tomaron 15 minutos de cuarto intermedio para deliberar, luego de lo cual le ratificaron la prisión preventiva por dos meses que ya había dictado el juez natural de la causa el lunes pasado.
El abogado defensor había pedido que se le morigerara la prisión preventiva a Quinteros para que pudiera cuidar de su hijo. Explicó que no se daban los peligros de fuga por el fuerte arraigo del grupo familiar, y que la prisión domiciliaria era una medida importante para salvaguardar la presencia de Quinteros en el debate.
Martín Cosmaro -en representación de la Fiscalía- recordó que ya se elevó la acusación del caso y se espera fecha de juicio, y echó mano a los mismos fundamentos que se vienen exponiendo en revisiones anteriores, tales como los peligros de fuga y entorpecimiento, así como las características del hecho.
Cosmaro dijo que hay peligro de fuga en base a la expectativa de pena, ya que el delito prevé un máximo de 15 años y un mínimo de 10.
El funcionario de Fiscalía expuso que el niño es ya mayor a 5 años (el artículo 32 de la Ley 24.660 otorga beneficio de prisión domiciliaria a las madres con hijos menores a esa edad) y que el estado de salud de Quinteros (quien padece diabetes y también lo arguye para solicitar la libertad) está cautelado en el lugar de detención, por lo que una medida sustitutiva a la prisión "no sería la acorde".

LOS DAÑOS DE LAURA
Por su parte el representante de la querella, Alejandro Fuentes, también rechazó la pretensión de la defensa y planteó que el arresto domiciliario no alcanza para cautelar el proceso. Incluso no advirtió elementos de validez en el argumento de que la madre de Quinteros trabajara doble turno, por lo que el pedido lo consideraba abstracto.
Explicó la situación en la que se encuentra Berro, embarazada de siete meses y con daños y pérdidas irreparables que afrontará toda su vida, más allá del temor que continuamente siente. Además, dijo que hay tres testigos que han aportado elementos sólidos para el juicio.
Finalmente el tribunal de revisión resolvió por unanimidad confirmar los términos de la resolución del juez natural de la causa y mantener la prisión preventiva de Quinteros hasta la audiencia preliminar, o bien por el término de dos meses, lo que ocurra primero. Todo ello en base a la existencia de elementos de convicción suficientes para tenerla como probable autora del hecho y la existencia de los peligros procesales de fuga y entorpecimiento de la investigación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico