Nancy Palacios Jenks y el convencimiento de uno mismo

Durante este fin de semana se encuentra participando de los "XI Juegos Argentinos y VIII Latinoamericanos para Trasplantados Mendoza 2016" en atletismo. En las pruebas de 200, 400, 800 y 1500 metros. Además de marcha aeróbica. Mario Rodríguez es su entrenador y quien la animó a participar y no ponerse límites. Chubut es la 1ª vez que participa con un representativo de 7 personas.

"Quizás lo más común que salga en este tipo de casos es que vivís en un estado de limitación. De no poder. Y es justamente lo que tratamos de revertir desde Comodoro", la declaración pertenece a Nancy Palacios Jenks, docente de nivel inicial. Atleta con un trasplante de riñón desde hace 15 meses. Y medalla de bronce este viernes cuando obtuvo el tercer puesto en marcha aeróbica en los "XI Juegos Argentinos y VIII Latinoamericanos para Trasplantados Mendoza 2016", que concluyen esta tarde. Y donde Chubut por primera vez participa con una selección de 7 personas trasplantadas.
No la tuvo fácil, la vicedirectora de la escuela de nivel inicial 406 del barrio 9 de Julio. Pero siempre apostó a levantarse y seguir. Sus hijos Paulina y Fabricio son testigos de ello. Y el grupo "Esperanza y vida", donde las personas trasplantadas, o que se hacen diálisis o esperan un donante se dan fuerzas para afrontar la vida con una actitud positiva.
A la lucha que dio, desde que se le diagnosticó insuficiencia renal, tuvo a su favor el gesto de amor de su hermano Wilson, quien le donó un riñón hace 15 meses. Y desde este año, cuando se enteró del certamen en Mendoza, el acompañamiento de un entrenador que no le puso límites, y dejando de lado el lazo familiar que los une, la fue acompañando en sumar técnica y velocidad.

CUESTION DE ACTITUD

"Uno tiene que plantarse desde el poder (siempre con los cuidados necesarios). Porque tenés un órgano nuevo, entonces tenés que ver el cumplir con los medicamentos. Yo hacía actividad física informal. Y afronté mi situación desde ese lugar. Con una vida saludable y buena actividad física", sostiene Nancy a El Patagónico.
Terminar de convencerse de los beneficios de la actividad física fue uno de los temas recurrentes de su médico Claudio Pérez Cerra.
Nancy lo hizo, y a las actividades informales de actividad física, le dio un marco de seriedad con personas con conocimiento del tema.
"A mí me parece que hay que terminar de convencerse de los beneficios de la actividad física. Y más las personas que tienen algún tipo de patología. Es algo que no tiene contraindicación. Todo lo contrario. Y por ahí para quienes nos formaron en la cultura del esfuerzo, eso tiene un valor incalculable. Y como hacía bastantes años que tenía insuficiencia renal. Y llevaba una vida muy saludable. Y los médicos me hablaban de esto. Empecé a darme cuenta de lo bueno de hacer actividad física, porque incluso mis resultados de laboratorio mejoraron. Uno lo ve, es palpable y está a la vista. A pesar que con mi condición yo sabía que los dos únicos caminos, en un futuro inmediato, eran la diálisis o el trasplante", sinceró.

DOBLE DESAFIO Y UN GESTO DE AMOR

Desde hacía ocho años, y en forma paulatina, comenzó a sumar actividad. Pero Nancy sabía que su caso iba a llegar a un punto que iba a tener que llegar a la diálisis o la donación.
"Yo sabía que no había opciones. En mi caso fue todo rápido y soy muy agradecida del gesto de amor de mi hermano que me donó un riñón. Fue todo muy programado. Y sin condiciones. Porque en definitiva no sería un gesto de amor", recalca.
Cuando se enteró de los Juegos Nacionales se acercó a Mario Rodríguez en la pista del solado sintético de Km 4.
"Le pregunté a Mario si lo veía viable y me dijo que sí. Y cuidándome mucho empezamos este camino. Yo ya iba a v la pista de Km 4 por cuenta propia y observaba que había un grupo lindo de alto rendimiento. Así empecé, con un entrenamiento de tres encuentros por semana, comprometida con la causa".
Del otro lado de la pista del solado sintético encontró a una persona idónea. Que no se dejó llevar por la lastima y que se toma las cosas en serio, y sabe transmitir y motivar ello a sus alumnos.
"Con Mario me propuse el hacer las cosas lo mejor que pueda. Que me parece que esta actitud excede lo deportivo en estos juegos. Dado que se apunta al desarrollo de uno en una mirada integral del deporte", apuntó.
Con Rodríguez aprendió desde como alimentarse, a qué tipo de calzado usar, como correr en determinada superficie. Y un plan progresivo de perfeccionamiento de la técnica.
"Estoy al nivel que yo puedo hacer. Y con una persona a lado que me guía en forma seria y para progresar. Porque más allá de que sea mi primo, él me exige de acuerdo a mis posibilidades y al entrenador no se le discute. Eso lo deja claro de entrada Mario, quien va con él es para tomarse las cosas en serio", resaltó.

CHUBUT EN EL NACIONAL DE TRANSPLANTADOS

Doscientos, 400, 800, 1500 metros y marcha aeróbica fueron las cinco pruebas donde Nancy se anotó. En un certamen donde la provincia hace su debut con una delegación de siete personas.
De esta manera, y organizado por ADETRA (Asociación Argentina de Deportistas Trasplantados) desde el 15 de noviembre y hasta esta tarde se desarrolla la competencia en Mendoza.
Por Chubut viajaron Nancy Palacios (Comodoro Rivadavia) ; Luis Curaqueo (Puerto Madryn); Bruno Monsalve y Diego Maradona (Dolavon), Marcelo Bustos y Raúl Suarez (Esquel) y Diego Abelás (Gaiman).
La participación es posible gracias al CAIPAT Chubut (Centro de Ablación e Implante Patagónico) y con el auspicio de Chubut Deportes, desde donde se ha promovido la inclusión de estos atletas en los Juegos Nacionales en las disciplinas: atletismo, vóley, natación, petanca, lanzamiento de bala, tenis.
Siempre con la intención de continuar transmitiendo el mensaje de la importancia de la donación de órganos y de promoción de una vida saludable.
Como acompañantes fueron el titular del CAIPAT Jorge Mario Avila y la profesora de educación física Rosa Biera.
En el caso de Nancy, este debut es la antesala al mundial de trasplantados a realizarse en Málaga en 2017.

APOSTAR POR LA VIDA

Nancy no nació con insuficiencia renal, tampoco se le presentó en forma paulatina. Lo suyo fue algo inmediato y en la situación más trágica que una mujer puede esperar. Por ello la tuvo que remar doble pasados los 30 años. Y volvió a apostar por la vida, que hoy se hace presente en Paulina de 15 años.
"La insuficiencia renal se me presentó en mi segundo embarazo. Yo ya tenía a Fabricio (hoy con 23 años). Y esperaba mi segundo bebé, pero con ocho meses de gestación tuve una preeclampsia (presión arterial elevada). Y me provocó una castastrofe. El resultado fue la muerte de mi hijo. Paso eso. Y me quedaron secuelas que hizo que empiece a tener complicaciones renales", confesó.
A pesar de ello, Nancy apostó a un nuevo embarazo más tarde. Y aunque fue de riesgo contó con todos los cuidados de su entorno y su médico. Hoy goza de ver el crecimiento de Paulina, que al igual que Fabricio inclinan su vocación por el lado artístico.
El barajar y dar de nuevo lo hizo acompañada de sus afectos. No hizo alarde de ello y tampoco se quedó en el plan de víctima. Todo lo contrario, en medio del dolor (y sabiendo que a futuro la diálisis o un donante eran sus únicas opciones), Nancy comenzó reconstruirse y consolidar sus bases y convencimientos que la llevo a abrazar la docencia.
"Yo creo que a quien le gusta ser docente, y carga con esa tarea, debe dejar de lado lo que le acontece y no trasladarlo a los alumnos. En especial porque como maestra jardinera, una es una especie de 'motorcitos' de ayuda para los demás. Para que los niños puedan aprender. Y yo creo (he tratado) de llevar lo mío lo mejor posible. De hecho me considero una mujer optimista", rescata.
Tal vez por ello, Nancy no abandona. Construye desde el convencimiento. Desde la honestidad, porque no vende el verso que "fue la hija ideal y obediente", con lo cual muchos docentes pretenden desde palabra ser ejemplo ante sus alumnos. Tuvo sus desavenencias con su padre. Y también aprendió a desear y trabajar para lo que anhelaba. De hecho al único que no le discute es a su entrenador ('no se le discute al que sabe').
"Yo no sé si en mi círculo de docentes saben de mi situación. En general los que saben me devuelven gestos de aprobamiento y aliento, y en definitiva de esas personas hay que rodearse. En mi caso, mis padres y mis hermanos son un sostén fundamental. Y tenemos en común el deporte, porque mi hermana juega al hockey y mi hermano hace ciclismo".
La marca indeleble fueron sus padres, y ello lo va a llevar de por vida. En general aceptaba los límites, pero no por ello dejo de soñar. De todas maneras, sabe que no es completa (su pasión por Boca de niña es un claro ejemplo de ello). Pero Nancy proyecta en grande. Tal vez por ello, el viernes por la tarde cuando se subió al tercer puesto de marcha aeróbica, en una competencia que reunió a representantes de toda Latinoamérica entendió que la vida es para vivirla. Para barajar y dar de nuevo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico