No contestó las preguntas del examen, pero emocionó al profesor con una fábula

"El mejor examen que he corregido nunca", escribió en Facebook el docente al compartir la historia de su alumno.

Alfonso Méndiz, un profesor universitario de Publicidad, se sorprendió por la respuesta de un alumno, quien, con un fábula, le demostró la lección que había aprendido durante un examen.

Sucedió en la Universidad de Málaga (España), cuando el docente repartió los parciales con preguntas sobre Historia y Teoría de la Publicidad. "En vez de la respuesta a cuatro grandes preguntas, me encontré con un examen titulado: 'La suerte no existe'. Es la historia de dos amigos, Catalina y Luis, que tuvieron la fortuna de hallar la semilla de un trébol de 4 hojas, la única flor con poderes mágicos", contó Méndiz.

Ante la grata sorpresa, el profesor no dudó en compartir en su cuenta de Facebook un resumen del cuento: "Mientras Cati la cuidaba durante los 100 días de su gestación, Luis se pasó los primeros 99 días de festejo en festejo. No dedicó ni un instante a pensar en el trébol. Con el paso de los días, incluso llegó a olvidar la suerte que había tenido. Al amanecer del día 100, ocurrió lo esperado. Cati cosechó un precioso trébol de 4 hojas, que le otorgó poderes mágicos. Por el contrario, Luis cosechó el mayor suspenso de toda su vida. Pobre Luis. Aprendió la lección, pero nunca más tendría la oportunidad de cosechar el trébol de 4 hojas en el día en que debería haberlo hecho. Y es que la suerte sólo existe si haces que exista", escribió el estudiante.

Embed

La historia finaliza con la moraleja de la fábula: "Te pido y me pido perdón por este suspenso, Alfonso. No estudié lo suficiente, y tampoco quise contestar barbaridades. Espero que, al menos, hayas pasado un buen rato". Obviamente el profesor le puso un 1 "por el rato agradable que me hizo pasar, y sobre todo, por haber aprendido esa lección"

La publicación se viralizó y algunos pedían al profesor que apruebe al alumno por su imaginación. Méndiz respondió: "El corazón me pide darle sobresaliente, pero no puedo premiar la falta de estudio".

Embed

Pero la historia tuvo un final feliz. El alumno terminó siendo aprobado en la materia porque el promedio del examen, sumado a otros trabajos, le dio por arriba del límite para aprobar.

Embed


Fuente:


Las Más Leídas del Patagónico