"No hay justicia para un pobre"

La madre de Sergio Faúndez no pudo contener las lágrimas al salir de la audiencia donde se leyó la pena para el homicida de su hijo, "confiábamos en la Justicia", lamentó. Además, describió a Sergio como "una gran persona que lo quería todo el mundo. Orgullo tengo del hijo que tuve; yo no creo que los padres de él (Smith) tengan orgullo", señaló.

Mabel Jaramillo, la madre de Sergio Faúndez, se retiró de los tribunales penales con lágrimas y mucha bronca por considerar que no se hizo justicia por la muerte de su hijo. "No hay justicia para un pobre", dijo.
Después de hablar con la fiscal general Cecilia Codina y el abogado Sergio Romero (su representante), la mujer dialogó con El Patagónico, único medio presente en la audiencia de sentencia de lectura. Sus primeras palabras fueron: "siento un dolor muy grande".

Mabel agregó que "me da bronca porque él (Brian Smith) se va a su casa y yo a mi hijo no lo tengo más. Tengo una angustia tremenda, yo quería que pague, que vaya preso. No se hizo justicia".
En la última imagen de la audiencia, el homicida se retiró por una puerta trasera del edificio, acompañado por su madre, evitando salir por la puerta principal.

Los familiares de Faúndez, en tanto, siempre mantuvieron el respeto por la decisión judicial sin emitir ningún tipo de palabra contra el condenado. Ahora deberán regresar el 19 de septiembre a la Oficina Judicial para analizar el fallo completo.

Indignada con la condena, Mabel sostuvo que "un pobre no tiene justicia. Yo estaba confiada y creía en la justicia, pero ya no hay justicia para un pobre". Recordó que su hijo era "un chico que tenía todas las ganas de vivir, él era muy feliz; salía a vender diarios, después venía a dormir un rato y se iba a trabajar con el hermano. Era muy bueno y creo que ese Smith no es nada al lado de mi hijo".
La dolorida madre le pidió al condenado "que se cuide porque a mi hijo lo conocían todos y yo sé que él maneja, pero no tengo pruebas".

Describió a Sergio como "una gran persona que lo quería todo el mundo. Orgullo tengo del hijo que tuve; yo no creo que los padres de él (Smith) tengan orgullo. El que paga o el que tiene plata, gana. Todo este tiempo estuvo ofreciendo plata y no es así".

Mabel aseguró que ella posee "un sueldo miserable, una pensión, y era Sergio el que siempre me ayudaba".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico