No lo sancionaron a pesar de que le incautaron un teléfono y un cuchillo

Matías Chaura, condenado como autor del asesinato de una de las víctimas del triple homicidio del Máximo Abásolo ocurrido en 2013, fue sometido el lunes a una audiencia de incidentes por su comportamiento en la alcaidía policial. Le secuestraron un teléfono celular y una hoja de cuchillo, pero la Justicia lo sobreseyó de ambas sanciones.

Matías Ezequiel Chaura fue declarado en 2014 autor penalmente responsable del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en perjuicio de Darián Colil (17). Esa mañana del 12 de mayo de 2013 además fueron asesinados Luis Gallardo (20) y Víctor Núñez (16). Todos fueron ultimados con disparos en la cabeza.
El acto estuvo presidido por el juez de ejecución penal, Jorge Odorisio. El Ministerio Público Fiscal estuvo representado por la funcionaria Stella Maris Prada y el condenado fue asistido por el abogado de la Defensa Pública, Ivo Di Taranto.
El defensor solicitó que no se confirme la sanción disciplinaria de la restricción parcial de visitas por 15 días por haber incumplido con el reglamento interno. Es que en el acta de requisa del pabellón 4 del 26 de octubre se dejó constancia que en el registro del bolsillo derecho de Chaura se encontró un teléfono celular marca Nokia.
El jefe de la alcaidía ordenó instruir un sumario con declaraciones testimoniales y notificó al interno para que ejerza su descargo en procura de imponerle la sanción. "El sumario no fue realizado como lo establece el Decreto Reglamentario 18/97" sobre disciplina en los lugares de detención, argumentó Di Taranto.
Sostuvo que "los sumariantes no debieron haber sido designados instructor y secretario porque participaron en la requisa". De esta forma, "se afecta la imparcialidad para dilucidar si se ha cometido una infracción. El sumario deviene nulo". Por ello, solicitó que se decrete la nulidad de la sanción disciplinaria y se quite de su legajo.
En cambio, Prada requirió se confirme la sanción porque la presencia de los sumariantes no le quita validez a la requisa. "Ellos no suscribieron el acta ni realizaron la requisa a Chaura", indicó. Además, expuso que se rechace la nulidad planteada por la defensa y se confirme la sanción disciplinaria impuesta al condenado.
Antes de resolver el magistrado trató otra sanción que le fuera impuesta a Chaura por secuestrársele una hoja de cuchillo en otra requisa. Respecto al secuestro del teléfono celular, el juez resolvió sobreseer ambas sanciones ya que la audiencia con el jefe de la alcaldía fue posterior a la resolución adoptada.
Odorisio explicó que el decreto sobre la disciplina en los lugares de detención "requiere que previo a que el jefe resuelva una sanción, el sancionado tenga la posibilidad de un último descargo ante el encargado del lugar de detención".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico