No se sabe quién se quedó con la plata secuestrada por extorsión

En la reciente declaración que ofreció el comisario Alejandro Pulley, en calidad de imputado, se refrescaron causas que parecían olvidadas. Una de ellas fue la que tuvo como protagonista a Cristian Daniel Idiarte, el exempleado de la Secretaría de Seguridad que fue detenido en junio de 2013, imputado de recibir el pago por una extorsión. El dinero, según la denuncia, lo exigía para hacer la vista gorda y se pudiera ejercer la prostitución en domicilios particulares.

Tal como refirió el propio declarante, en febrero de 2013 conoció en un allanamiento a Guillermina Ferreira Almada y a Juan Carlos Cuellar Gamboa. Luego de ese operativo no se verificó en la jurisdicción de la Seccional Primera ninguna actividad por parte de estas personas sino hasta junio del mismo año, cuando ambos se presentaron en la comisaría que estaba a cargo de Pulley a denunciar una extorsión.
"Allí tomamos conocimiento de que se encontraban viviendo en Francia 510. En esa denuncia Cuellar Gamboa puso en conocimiento que una persona que dijo ser funcionario municipal le requirió dinero a cambio de garantizarle la posibilidad de que pudiera trabajar con tranquilidad en la explotación de un departamento de los denominados vip, asegurándole que ni la policía, ni la Municipalidad, ni la Justicia, lo iban a molestar”, refirió.
Las actuaciones que se labraron a raíz de esa denuncia fueron dirigidas por la fiscal Adriana Ibáñez, quien dio intervención a la Brigada de Investigaciones y dispuso la colocación de cámaras en el interior del domicilio de Cuellar y Ferreira, culminando la investigación con la detención de Cristian Daniel Idiarte por el delito de extorsión.
"En esa intervención el personal de investigaciones tuvo la posibilidad de tener acceso al inmueble, conocer a sus ocupantes y tratar con ellos. De haber constatado algún indicio sobre alguna actividad ilegal, la Brigada de Investigaciones debió haberlo informado, pero la propia Fiscalía vino a exigir a otros, como en mi caso, tal responsabilidad. Yo jamás tuve acceso a ese domicilio, ni siquiera el día del procedimiento descripto en el que participó el comisario Julián Vilches y Leonardo Bustos”, precisó Pulley en su declaración efectuada el 4 de julio.

AMIGO
DEL JUEZ
Las autoridades de la Secretaría de Seguridad –según lo aseguró Pulley en su declaración escrita y leída en audiencia por la jueza natural de la causa, Daniela Arcuri- tenían línea directa con algunas autoridades judiciales que les allanaban el camino en este tipo de trámites y se esperaban los turnos de algunos jueces para presentar los pedidos; se hacían llamadas telefónicas previas para asegurarse que los requerimientos no iban a ser rechazados.
"Sabían que con algunos se podía y con otros no. Lo mismo acontecía con los jueces de falta. Por ejemplo, habría que corroborar qué persona fue la que retiró el dinero secuestrado en la causa en la que resultó detenido Cristian Daniel Idiarte, Preventivo 371 del 11 de junio de 2013, donde se le secuestró dinero en efectivo y qué funcionario perteneciente al Ministerio Público Fiscal irregularmente ordenó dicha entrega".
El dinero al que hizo referencia y que fue incautado, había sido dado por Juan Carlos Cuellar Gamboa a Iriarte, conforme consta en las actuaciones pero resulta ser que el dinero luego fue devuelto por la Fiscalía a un tercero, integrante de la Secretaría de Seguridad que nada tenía que ver con la causa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico