"No usurpadoras" esperan decisión judicial para que desalojen más de 250 viviendas

Son familias que se negaron a usurpar las viviendas porque decidieron seguir los caminos legales. Se reúnen todos los días a las 18 en la plazoleta del monumento al Obrero Petrolero, desde donde marchan por las calles de Caleta Olivia, exigiendo "dignidad y justicia".

Caleta Olivia (agencia)

El grupo de mujeres que diariamente se manifiesta en contra de las masivas usurpaciones de viviendas de planes oficiales que se registraron en esta ciudad, fueron recibidas ayer por el juez de Instrucción, Mario Albarrán, quien se hizo cargo de la causa en la que inicialmente intervenía Jorge Alonso.
Una de las voceros, Melina Marrón, señaló a El Patagónico que el grupo de "no usurpadoras" está conformado por 120 familias que poseen carpetas en el Instituto de Desarrollo Urbano y Vivienda (IDUV) y otras 30 en el Plan Nacional Techo Digno, ejecutado a través del municipio.
También reveló que cuentan con copias de las denuncias que hace pocos días realizaron el titular del IDUV, Pablo Fernández, y representantes del municipio como damnificados, por la infracción al artículo 222 bis del Código Penal, solicitando el desalojo de quienes ocuparon ilegalmente las viviendas, con el objetivo de recuperar los inmuebles que están tomados desde el 18 de octubre.
Según indicó Marrón, el fiscal Martín Sedán les había informado que una vez que se presentaran las denuncias desde el IDUV y del municipio, la Justicia cuenta con entre 3 y 5 días hábiles para librar la orden de desalojo, la cual podría hacerse efectiva en estos días.
Finalmente hizo saber que lograron dialogar con varias personas que desistieron de las tomas, quienes dieron cuenta que había llegado mucha gente de otras ciudades a usurpar y que estaban atemorizados por los constantes hechos de violencia que ocurrían casi de manera diaria.
"Nos contaron que habían robos casi todas las noches y por eso se fueron. También pidieron que sigamos luchando porque no es justo lo que está pasando", agregó.
Las familias que se negaron a usurpar las viviendas, ya que preferían seguir los caminos de la legalidad, se reúnen todos los días a las 18 en la plazoleta del monumento al Obrero Petrolero, desde donde marchan por las calles de la ciudad, exigiendo "dignidad y justicia".
Muchas de ellas poseen expedientes en el IDUV desde hace más de siete años y suman alrededor de 35 puntos, lo que permite que estén en condiciones de ser adjudicatarias.

NO SE QUIEREN RETIRAR
Vale recordar que algunas de las familias que ocuparon las viviendas dialogaron el martes con El Patagónico y aseguraron que no tienen intenciones de desistir de su decisión e incluso ya reformaron varias de ellas, colocándoles vidrios, puertas y pintura tanto en el interior como en el exterior.
Muchos de ellos aseguran que son nacidos y criados en Caleta Olivia y que tienen derecho a ocuparlas, argumentando que saben que a mucha gente que llegó desde otras provincias y países les entregaron rápidamente viviendas o terrenos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico