Noemí Goldman: "a Moreno lo querían desterrado, pero no lo mandaron a matar"

"Diría que Moreno fue republicano porque afirma la soberanía del pueblo, revolucionario porque impulsa cambios radicales y constitucionalista porque piensa que es a través de un congreso constituyente y de una constitución que los cambios podrán realizarse", sostuvo la escritora.

Mariano Moreno, secretario de Gobierno y Guerra de la Primera Junta del 25 de Mayo, fue un líder "revolucionario, republicano y constitucionalista", según afirma Noemí Goldman, autora de la biografía más completa que se conoce del prócer, donde explica la rivalidad con Cornelio Saavedra, el misterio de su muerte en alta mar y detalla por qué cree que fue el traductor de la primera edición en castellano del "Contrato Social", de Jean Jacques Roseau, en 1810.
"Diría que Moreno fue republicano porque afirma la soberanía del pueblo, revolucionario porque impulsa cambios radicales y constitucionalista porque piensa que es a través de un congreso constituyente y de una constitución que los cambios podrán realizarse", sostuvo en diálogo con Télam la escritora de "Mariano Moreno. De reformista a insurgente", que editó Edhasa.
Con la formación de la Primera Junta el 25 de Mayo se inicia un proceso de cambios donde nada estaba aún muy claro para los que lo habían iniciado, lleno de incertidumbre porque se juró fidelidad al rey Fernando VII que había sido depuesto por las tropas napoleónicas, pero, a su vez, el gobierno local empezó a tomar una serie de disposiciones militares, económicas y culturales de manera autónoma.
Goldman señala que Moreno "quería imprimirle un ritmo más intenso, más decidido a las medidas. En ese sentido es revolucionario".
El joven secretario de Gobierno de 31 años "quería que se constituya un congreso, o sea que los diputados que venían del interior se constituyeran en Congreso Constituyente donde se discutiera la forma de gobierno y la posibilidad de declarar la independencia".
Este debate acerca de la velocidad de los cambios y la ruta a seguir se produjo en el periódico que había fundado Moreno apenas asumido como miembro de la Primera Junta, el 7 de junio de 1810.
Las notas sobre la misión que debían tener de los diputados fueron publicados entre noviembre y diciembre de ese año, donde hubo una polémica.

CONFLICTO
CON SAAVEDRA
Consultada sobre si por allí pasaba el núcleo del conflicto con Saavedra, presidente de la Primera Junta, Goldman respondió: "Parcialmente. El deán Funes participaba de la discusión que se da en las notas de La Gazeta de Buenos Ayres, donde había sido invitado por Moreno. Funes venía con mandato desde Córdoba que, para en el caso de constituirse en congreso constituyente, se debía mantener la fidelidad al rey".
"La postergación del congreso lo lleva a Moreno a la renuncia de la Primera Junta. Este fue un punto de fricción muy fuerte, para Moreno intolerable", explica.
Siendo secretario de Gobierno, Moreno tradujo el "Contrato Social" de Rosseau, un libro prohibido por la corona española por subversivo, aunque algunos dudan que lo haya realizado.
La edición del volumen del pensador ginebrino, en la antigua Confederación Suiza, salió editado en Buenos Aires en 1810.
"La duda es porque cuando Moreno hizo editar el 'Contrato Social' dijo que era una reimpresión y en ningún momento se adjudica la traducción. Hace un prólogo muy elogioso, pero no se atribuye la traducción. En la tapa dice reedición", puntualizó.
Respecto a su enigmática muerte, Goldman se apoya en la primera biografía de Moreno escrita por su hermano Manuel, en 1811, y en un segundo comentario de 1836 cuando éste ya se había recibido de médico. "Lo que dice Manuel es que el capitán inglés del barco del mismo origen donde muere Mariano le administró por descuido una dosis excesiva de emético. El emético es una sustancia que se usaba cuando uno se mareaba en la época, producía una descompostura mayor por el lavado de estómago, pero después la persona se recuperaba. Su hermano dijo en 1836 que el capitán le administró cuatro gramos y medio".
Goldman agregó que "Moreno había sufrido fiebre reumática en su juventud, episodios que no dejan secuelas. Pero diez años más tarde pueden producir insuficiencia cardíaca. Diez años después era 1810. Si hubiera ingerido un veneno, la persona muere ahí. Pero Moreno tuvo una agonía de dos días. Que lo querían desterrado, sí. Pero que lo mandaron a matar, no", explica.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico