"Nos mandaron para que los hiciéramos boleta"

Se trata de Cristina, la mujer de Sergio Hurtado, el dueño de FM Luna de la localidad bonaerense de San Antonio de Areco, quien ayer relató cómo fue el asalto en el que la madrugada del viernes pasado ella terminó abusada sexualmente en dos oportunidades.

La mujer de un periodista que fue violada por dos delincuentes durante el asalto que sufrió en su casa de la localidad bonaerense de San Antonio de Areco aseguró ayer que los ladrones les dijeron que era "sicarios", que les habían pagado para "hacerlos boleta" y que le dijeron a su marido que deje de denunciar en su radio el tema de la venta de drogas.
Se trata de Cristina, la mujer de Sergio Hurtado, el dueño de FM Luna de la mencionada localidad bonaerense, quien ayer relató cómo fue el asalto en el que la madrugada del viernes pasado ella terminó abusada sexualmente en dos oportunidades.
La mujer contó en una entrevista con el canal TN que al escuchar un ruido ella se dirigió a la cocina y allí se encontró con dos jóvenes que habían logrado ingresar por una ventana.
"A punta de cuchillo me llevan a la habitación, Sergio se había puesto el pantalón, y lo primero que hicieron es exigir dinero y sacarme el celular que lo tenía en la mesa de luz cargando", contó la víctima.
La esposa del periodista recordó que los delincuentes les exigieron una suma de 27.000 pesos que supuestamente tenían, pero que su marido les explicó que sólo tenían el dinero que ya les había entregado, que eran entre 3.000 y 4.000 pesos.
Según relató Cristina, uno de los delincuentes les dijo: "Nosotros sabemos qué tenés. Sé quién sos vos, sos el de la radio" y luego vino la advertencia: "Dejate de hablar del tema droga".
"A nosotros nos mandaron para que los hiciéramos boleta", dijo uno de los asaltantes y según contó ayer la víctima, uno de ellos le preguntó: "¿Sabés lo que es un sicario? Son los que matan por encargue. A nosotros nos pagaron para que los hagamos boleta, pero si colaboran no les vamos a hacer nada".
Contó que hubo "amenazas y forcejeos a punta de cuchilla" y que uno de los jóvenes le apuntaba a su marido con algo que ocultaba detrás de una mochila y que ellos creen que era un arma de fuego.
La víctima explicó que su hijo menor, de 9 años, nunca se despertó, pero el de 15 escuchó los gritos, se asomó a ver qué sucedía y cuando advirtió la situación y vio a los delincuentes amenazándolos a ellos, "volvió a la cama y se hizo el dormido".
Cristina luego contó cómo terminó violada en dos oportunidades por los asaltantes.
"Mientras estábamos en la habitación, uno de ellos se queda conmigo y abusa de mí. Después de terminar su cometido, agarra una sábana y me limpia diciéndome que era para que no queden rastros", señaló.
Luego, la mujer afirmó que los delincuentes hicieron "el intercambio" y el que estaba con ella se fue a vigilar a su marido y el otro chico la llevó al baño y allí volvió a ser violada.
"Yo creí que era para seguir buscando más plata, pero cuando me metió en el baño me tiró contra el inodoro, el bidet, me agarra de los pelos y hace lo que hizo", contó.

"ES PARA ASUSTARTE"
La mujer relató que cuando todos volvieron a la habitación a su marido le dio un ataque de presión alta que lo dejó "con la boca abierta, pálido y sin respuesta" y ante ese cuadro uno de los jóvenes se asustó y le decía "loco, es para asustarte, no te vamos a matar" y que entre ellos decían: "Yo no quiero cargar con una muerte".
Relató que cuando uno de los ladrones fue a buscar un vaso de agua para Hurtado, vio por la ventana las luces de un patrullero que estaba recorriendo porque, según lo que ella se enteró después, "hubo un llamado al 911 porque vieron a dos encapuchados intentando ingresar a otra vivienda" a pocas casas de la suya.
"No logro entender cómo al ver a la madrugada una casa con las ventanas totalmente abiertas, con un vehículo afuera con las puertas abiertas, no darse cuenta. Si estaban buscando a dos personas, ¿no se les ocurrió decir pueden estar acá?", opinó la víctima sobre la actuación de los policías de ese móvil.
"Nos cambió la vida por completo. Nos arruinaron a la familia completa", señaló Cristina, quien por último contó que ella reconoció a uno de los asaltantes y cuando le dijo que sabía quién era, éste se lo negó pero "se puso como loco".
El hecho ocurrió la madrugada del viernes pasado en la casa 43 del barrio Plan Federal de San Antonio de Areco, donde Hurtado vive junto a su esposa y sus dos hijos.
Poco después del asalto, la policía detuvo a dos sospechosos, uno de los cuáles había recuperado la libertad el día anterior tras purgar una condena por robo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico