"Nunca se va el miedo, esto nunca se va a borrar", dijo el absuelto Fernando Carrera

Fernando Carrera, el hombre al que la Corte Suprema de Justicia de la Nación absolvió por la Masacre de Pompeya, ocurrida hace 11 años en ese barrio porteño, aseguró ayer en conferencia de prensa que "nunca se va el miedo" y que lo que le ocurrió "nunca se va a borrar".


Carrera (39) formuló estas declaraciones en una conferencia de prensa realizada en un café en el barrio porteño de Almagro.
La conocida como Masacre de Pompeya ocurrió al mediodía del 25 de enero de 2005, cuando Carrera, que iba al volante de un Peugeot 205, atropelló y mató a dos mujeres y a un niño en Pompeya, pero, según él, sucedió mientras huía porque era perseguido por desconocidos que lo agredían y abrieron fuego contra su auto, provocándole heridas graves que lo dejaron inconsciente.
Los policías involucrados, que durante el hecho vestían de civil, aseguraron que el hombre era un ladrón que atropelló a las personas cuando escapaba de ellos, versión que fue utilizada por los jueces del juicio oral para condenarlo y enviarlo siete años en prisión hasta que fue absuelto en la última instancia por la Corte.
"Esto le podría haber pasado a cualquiera y le puede pasar a cualquiera, la intercepción de gente en la calle por policías de civil sigue pasando, los móviles no identificables siguen circulando, esto pasó antes, me pasó a mí y puede volver a pasar", aseguró el ex detenido.
Además, dijo que su caso "el atropellamiento de las personas fue muy trágico" y que "lo raro" es que no lo mataron: "Me creyeron muerto y me dejaron de disparar, por eso se pudo llegar a la verdad, si no yo hubiera sido abatido y esto nunca se hubiera sabido".
"Nunca se va el miedo, porque si yo no fui, ¿quién fue?", comentó, y agregó: "Ahora estamos todos libres, y siempre queda miedo, pero hay que aprender a convivir con eso y tratar de ser fuerte, cuidarse y protegerse mutuamente, tratamos de estar en familia".
"El tiempo es irrecuperable y espero volver a ser un ciudadano común, lo deseo, esto nunca se va a borrar, pero en algún momento va a aparecer otra noticia, se van a olvidar de alguna manera, y voy a tratar de vivir como siempre que no me ha perseguido esta causa", expresó el hombre de 39 años.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico