Obama aseguró que ser presidente "fue el privilegio" de su vida

En un balance de sus ocho años de gestión en la Casa Blanca, el presidente saliente de Estados Unidos, Barack Obama, destacó la reforma de Salud que impulsó y que obligó a todos los ciudadanos a tener una cobertura médica; su política energética; y la defensa de Estados Unidos en Irak y Afganistán.

El presidente saliente de Estados Unidos, Barack Obama, hizo ayer un balance de sus ocho años en la Casa Blanca, destacó sus mayores logros y concluyó que "fue el privilegio" de su vida y que desea "estar junto" a los norteamericanos "como un ciudadano" a partir del 20 de enero próximo.
En un breve y poco común mensaje de Año Nuevo que difundió a través de una serie de tuits, Obama se tomó "un momento para mirar hacia atrás y ver el progreso increíble" que los estadounidenses "hicieron posible en los últimos ocho años".
Lo primero que destacó fue que tras "enfrentar la peor crisis financiera en 80 años", el país logró "alcanzar el mayor período de crecimiento" de la historia de Estados Unidos.
También celebró lo que muchos analistas y periodistas identifican como su principal legado en materia de política interior: la reforma de Salud que obligó a todos los ciudadanos a tener una cobertura médica y que provocó una resistencia pocas veces vista entre la oposición republicana.
"Después de décadas de costos de salud cada vez más altos, hoy casi todos los estadounidenses tienen acceso a la seguridad financiera de poder comprar una cobertura médica", escribió el mandatario saliente, aunque en los últimos meses reconoció que la reforma tiene problemas y ha elevado sustancialmente el precio de los seguros de salud.
Obama también mencionó su política energética. "Cambiamos petróleo extranjero por energía limpia, duplicamos los estándares de eficiencia para el petróleo y actuamos a nivel global para salvar al planeta que tenemos", sostuvo, en referencia al protagonismo de Washington en las discusiones en la ONU para hacer frente al cambio climático.
El futuro antecesor de Donald Trump reivindicó, asimismo, su política de Defensa en Irak y Afganistán, dos guerras que la Casa Blanca anunció haber terminado en los últimos años, pese a que los conflictos armados y el número de víctimas civiles en esos países no han parado de crecer.
"Trajimos a casa más tropas y fortalecimos el liderazgo de Estados Unidos, dirigiendo con diplomacia y asociándonos con otras nacionales para enfrentar los problemas globales", aseguró Obama, recordando sus promesas de campaña de 2008 de poner fin al unilateralismo del gobierno de George Bush.
Finalmente, destacó algunos logros sociales. "Desde conseguir el matrimonio igualitario hasta remover las barreras para las oportunidades, hicimos historia con nuestros esfuerzos para ratificar que todos somos creados igual", concluyó el mandatario saliente, que será reemplazado el próximo 20 de enero por Trump, un empresario que ganó las elecciones con un discurso xenófobo, machista y fuertemente divisivo.
A diferencia de otros presidentes estadounidense, Obama se quedará en Washington hasta que su hija menor, Sasha, termine sus estudios. Se mudará a una mansión de nueve habitaciones en el barrio de Kalorama.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico