Obama y Trump se comprometieron a "trabajar juntos" para una transición sin problemas

Después de asumir, el nuevo mandatario disfrutará de una mayoría republicana en ambas cámaras del Congreso, lo que podría ayudarlo a implementar su agenda legislativa y desechar o revertir algunas políticas de Obama.



El presidente electo de Estados Unidos, el republicano Donald Trump, se reunió en la Casa Blanca con el mandatario Barack Obama para preparar la transición de poder, que tendrá lugar en enero.
Al término, ofrecieron un encuentro con la prensa, en el que Obama reveló que mantuvieron una "excelente conversación". "Debemos unirnos y trabajar juntos, no importa a qué partido pertenezcamos", resaltó. Por su parte, Trump declaró: "Fue un gran honor, espero con interés continuar trabajando con (Barack) Obama en el futuro".
"La prioridad número uno es facilitarle el traspaso para que tenga todo lo que necesita en esta etapa" afirmó el actual mandatario que aseguró además que "ahora debemos trabajar todos juntos, vamos a hacer todo lo necesario para eso".
Por su parte, Trump anticipó que le pedirá consejos a Obama y precisó que durante la reunión de más de una hora y media "discutimos un montón de situaciones, algunas lindas, otras controversiales, pero fue un gran honor que me reciba".
A bordo de su avión, en el que se lee su apellido en grandes letras, Trump aterrizó en el aeropuerto Ronald Reagan de Washington DC y desde allí se dirigió a la que será su residencia y sede de su Gobierno en poco más de dos meses.
La reunión entre Obama y Trump tuvo lugar en el Despacho Oval. La entrada del republicano a la Casa Blanca se produjo por la llamada pradera sur del complejo, lo que impidió a las televisiones captar imágenes del presidente electo a su llegada.
La reunión en la Casa Blanca se produjo a instancias del aún presidente de Estados Unidos, que en la madrugada del miércoles, tras conocerse la victoria de Trump, lo llamó por teléfono para felicitarlo y lo invitó a la reunión.
La primera dama, Michelle Obama, también se reunió en privado con la esposa de Trump, Melania, en la residencia de la Casa Blanca.
Obama hizo una campaña vigorosa a favor de la rival demócrata de Trump, la ex secretaria de Estado Hillary Clinton, y dijo que el temperamento del empresario no lo hacía apto para la presidencia ni para tener acceso a los códigos nucleares de Estados Unidos.
Obama dijo el miércoles que a pesar de sus grandes diferencias con el magnate de bienes raíces de Nueva York, él seguirá el ejemplo del ex presidente George W. Bush en 2008 y garantizará una transición sin problemas a Trump.
"Hace ocho años, el presidente Bush y yo tuvimos algunas diferencias bastante significativas, pero el equipo del presidente Bush no pudo haber sido más profesional o más atento en asegurarse de que tuviéramos una transición sin problemas", dijo Obama. "Así que he dado instrucciones a mi equipo de que siga el ejemplo que estableció el equipo del presidente Bush".
Después de asumir el cargo, el nuevo mandatario disfrutará de una mayoría republicana en ambas cámaras del Congreso, lo que podría ayudarlo a implementar su agenda legislativa y desechar o revertir algunas políticas de Obama.
En consecuencia, la reunión de ayer en el Capitolio definirá la hoja de ruta parlamentaria para los próximos años, pero sobre todo cuál será el ordenamiento puertas adentro del Partido Republicano.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico