Obras de T.S. Eliot, Lorca y Valéry están libres de derechos de autor

Entre polémicas que siempre provoca este tipo de evento, se destaca la puesta a la venta de la edición crítica de "Mi Lucha", de Adolf Hitler y "El diario de Ana Frank", que será libre sólo para investigadores.

Cada nuevo año se renuevan los dominios públicos de obras de autores que murieron hace 70 años, 50 u 80 dependiendo del país, y en este 2016 recaen en T.S. Eliot, el arquitecto Le Corbusier, los políticos Winston Churchill y Malcolm X, el francés Paul Valéry, el poeta Alfred Douglas y, con algunos grises legales, en Federico García Lorca y Miguel de Unamuno, mientras que, entre polémicas, salió a la venta la edición crítica de "Mi Lucha", de Adolf Hitler y "El diario de Ana Frank", que será libre sólo para investigadores.
Si bien cada estado tiene su legislación, en la mayoría se estipula que al cumplirse 70 años de la muerte de un creador, su obra pasa al dominio público a partir del 1° de enero de ese año o del año siguiente de la muerte de los autores, como es el caso argentino.
Teniendo en cuenta los plazos legales, el caso más polémico con el que arrancó 2016 fue la reedición crítica a cargo del Instituto de Historia Contemporánea de Munich (IfZ) de "Mi lucha" (Mein Kampf) de Hitler que en la última semana desembarcó en las librerías alemanas. La llegada del libro del líder del nazismo, cuyas ideas anticiparon la teoría del espacio vital y las diatribas contra los judíos, fue punto de críticas y polémicas.
La nueva edición -con 3.500 notas históricas, 1.948 páginas y dos tomos que sale 59 euros- preparada por un equipo encabezado por el historiador Christian Hartmann fue muy resistida, ya que durante años todos los gobiernos bávaros impidieron la aparición de nuevas ediciones a fin de evitar que grupos de ultraderecha lo instrumentalizaran.
Sin embargo, Hartmann usó una metáfora militar y explicó que su equipo había querido "sitiar" el texto de Hitler con comentarios críticos y detalló que a cada página original le corresponde una de comentarios y revisiones.
"La edición desenmascara las informaciones falsas y las mentiras difundidas por Hitler y desnuda las innumerables medias verdades que buscaban un efecto propagandístico", agregó el director del Ifz, Andreas Wirsching, pero las manifestaciones no tardaron en llegar.

LAS POLEMICAS
Paradójicamente, "El diario de Ana Frank" -símbolo y testimonio del horror de la Holocausto, traducido a unas 70 lenguas y vendido en más de 100 países- también estuvo en el centro de una batalla, pero de tipo legal, para dirimir el dominio público para este 2016.
De un lado se encontraron quienes defienden que la obra debe estar libre de derechos de autor este año, al cumplirse siete décadas de la muerte de su autora; del otro, el Fondo Anne Frank de Basilea, propietaria de esos derechos, que reclamaba que el padre de Ana, Otto Frank, es coautor de esos escritos, por lo cual los derechos no expirarían hasta 2050, ya que falleció en 1980.
En España abundan grises y enjambres legales debido a la falta de claridad en las leyes de Propiedad intelectual. Hasta 1987 se regía por la Ley de 1879, que fijaba el plazo en 80 años después de la muerte del autor, a partir del día del fallecimiento, pero desde 1987 se aprobó la ley vigente, que fija el plazo en 70 años desde el día 1 de enero del año posterior al de la muerte.
Bajo la órbita de la vetusta ley de 1879 se abre a dominio público la obra de Ramón María del Valle Inclán que murió un 5 de enero y lo serán durante este año la de García Lorca que fue asesinado el 18 agosto de 1936; Miguel de Unamuno, fallecido el 31 de diciembre de 1936; Ramiro de Maeztu y Pedro Muñoz Seca, ambos también muertos ese año.
Pero las interpretaciones también son parte de la ley y no parecen tan simples estas liberaciones, ya que la Biblioteca Nacional de España informó que "la obra de estos escritores fallecidos en 1936 no será de dominio público hasta 2017".
En definitiva, entre fines de 2016 y el 2017, obras emblemáticas de la literatura en lengua española tendrán la posibilidad de ser publicadas por cualquier editorial sin infringir la ley.
Confirmados y fuera de discusión son los casos de autores como T.S. Eliot, galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1948 por su contribución pionera a la poesía contemporánea; los poetas franceses Paul Valéry y Robert Desnos; el británico Alfred Douglas; los textos de Malcolm X como su autobiografía, considerada uno de los diez libros de no ficción más influyentes del siglo XX y la del estadista Winston Churchill -autor de libros como "La historia de la Malakand Field Force" e "Historia de los pueblos de habla inglesa".

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico