"Ojalá Dios me regale que mi viejo me vea ganar"

Santiago Mangoni no ocultó su emoción en el box apenas se confirmó su primera pole en el TC. Todos los medios lo buscaron, querían tener su palabra y sus sensaciones. "Es una emoción muy grande esto que conseguí. Viví algo parecido en Paraná cuando hicimos podio y esto lo vivo de esa forma. Lo disfruto mucho, y el abrazo grande a la distancia para toda mi familia", comentó el piloto del Torino número 55.
La lluvia fue un factor determinante para muchos, pero él buscó el tiempo con la pista seca. Y en ese sentido, el balcarceño apuntó: "creo que era un tiempo para 'pole', por cómo se dio el fin de semana no es malo. Me siento mucha confianza, y ojalá pueda sacar provecho de estar por primera vez adelante en una serie y el lado de la cuerda".
Mangoni se acomodaba la gorra, hacía fuerzas y por poco no cruzaba los dedos mientras miraba la pantalla en su box junto a su equipo. Cuando se cerró la tanda, vino el desahogo y no se olvidó de toda su familia que desde Balcarce lo apoyó a la distancia e hizo fuerzas para lograr el 1 en la clasificación. "Ellos están presentes siempre y ojalá Dios me regale que mi viejo me vea ganar", dijo y se largó a llorar para ser contenido por todo su equipo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico