Ojeda alega que se defendió de la agresión de varias personas

El presunto agresor de Dicker Bacar se entregó ayer en la Oficina Judicial y fue imputado por tentativa de homicidio. Se trata de Fernando "Coti" Ojeda, quien ante los operadores judiciales aseguró que sólo se defendió de una agresión y reconoció que lo hizo con un cuchillo que tenía en su mochila. La juez consideró que se debe cautelar el proceso porque existe peligro de entorpecimiento y estimó como suficiente el plazo de 15 días.

La audiencia de control de detención y apertura de investigación preparatoria contra Fernando Jorge Ojeda (30) se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia, lugar donde el sospechoso se presentó en forma espontánea. El acto fue presidido por la juez penal, Gladys Olavarría, mientras que la Fiscalía fue representada por la fiscal general, Cecilia Codina y el funcionario, Cristian Olazábal.
En ese marco, la parte acusadora pidió que se formalice la apertura de investigación en contra de Ojeda por el incidente ocurrido durante la madrugada del miércoles en una vivienda ubicada en Quiroga 178 del barrio José Fuchs. Allí, Dicker Bacar resultó herido de arma blanca en el pecho y producto de esas lesiones continúa internado en el Hospital Regional con un coma inducido y respiración mecánica.
La agresión se la atribuyeron a Ojeda y la Fiscalía calificó el hecho como homicidio simple en grado de tentativa. Además, se pidió el dictado de la prisión preventiva por el término de dos meses y un plazo de investigación de medio año. La medida de coerción fue fundada en los peligros procesales de fuga y entorpecimiento de la investigación.

DEFENSA PROPIA
A su turno el imputado hizo uso de su derecho a declarar, tal como lo convino con su defensor Sergio Romero. En ese marco aseguró que lo único que hizo fue defenderse de un ataque de varias personas y explicó que en lugar del hecho había mucha más gente de la que mencionó la Fiscalía, por lo que la parte acusadora analiza la información suministrada para corroborarla y buscar más testigos del hecho.
El imputado reconoció que estuvo en el lugar y que utilizó el cuchillo que llevaba en su mochila para defenderse. Además, señaló que con Bacar tenía problemas desde hace mucho tiempo y afirmó que se cruzó con él cuando se iba de la casa de calle Quiroga, lugar al que fue de visita después de haber estado en un taller chapista.
El imputado exhibió las lesiones que recibió en la refriega y la Fiscalía pidió que sea examinado por el Cuerpo Médico Forense para determinar el carácter de las mismas.
Por otro lado, el defensor cuestionó la calificación y sostuvo que correspondería la de lesiones graves en riña y pidió la libertad de su pupilo.
Tras escuchar a las partes, la magistrado resolvió formalizar la apertura de investigación preparatoria con la calificación escogida por la Fiscalía, autorizó seis meses para investigar y dictó la prisión preventiva por el término de quince días, porque entendió que existe peligro de entorpecimiento. En tanto que no coincidió con el peligro de fuga esgrimido por la parte acusadora.

EL CASO
Según la Fiscalía, el incidente ocurrió en una casa de calle Quiroga 178 del barrio José Fuchs, durante la madrugada del miércoles. Eran cuatro hombres y dos mujeres que compartían bebidas allí y en un momento dado Ojeda se habría levantado y le habría clavado un cuchillo en el pecho a Bacar sin que existiera discusión previa.
No conforme con ese puntazo, Ojeda habría querido seguir la agresión y los amigos en común tuvieron que intervenir. Uno de ellos habría tomado una pala para golpearlo en la zona de las costillas y la cabeza, para evitar que matara al herido que quedó tirado en el piso.
Toda la agresión transcurrió en el interior del domicilio, donde los investigadores horas después levantaron rastros de sangre. El herido fue trasladado de urgencia a la guardia del Hospital Regional, mientras el atacante se retiró. Los protagonistas ya habían tenido problemas hace dos años.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico