Olla popular para desocupados

Nadie puede hacerse el distraído sobre el crecimiento del índice de desocupación que está registrándose en esta ciudad por diferentes motivos y el rubro de la construcción es uno de los sectores más golpeados por este flagelo.

Caleta Olivia (agencia)
Ayer mismo, El Patagónico pudo constatar que esta situación se percibe en el comedor comunitario que tuvo que estructurar la UOCRA en su propia sede.
Ese sentimiento de tristeza era perceptible en el rostro de decenas de humildes albañiles que ya no tienen recursos mínimos para comer en sus casas, lo cual hace que su autoestima haya caído sobremanera.
Bastaba observar sus miradas cuando en horas del mediodía rodeaban una mesa en la que algunos referentes del gremio preparaban la masa y condimentos para cocinar unas pizzas.
Ciertamente, al reportero gráfico de este medio le resultó ingrato captar esa imagen fotográfica, pero consideró que también era un deber dar a conocer públicamente la cruda realidad que por ahora no presenta visos de inmediata solución.
La dirigencia de la UOCRA admite que se está viendo superada por la gran cantidad de desocupados y estima que ya suman alrededor de 500 pero muchos de ellos, por una cuestión de orgullo personal, no concurren al comedor y por vergüenza –vaya paradoja- los que llegan allí no llevan a sus esposas o hijos.
Mientras tanto, al margen de reclamar por la reanudación de obras paralizadas y la apertura de otras, el gremio informó que está gestionando bolsones de alimentos para las familias damnificadas, medicamentos y en lo posible un subsidio para contener la emergencia.
Los voceros también admitieron que hasta el momento el único político que dio muestras concretas de preocupación fue el intendente Facundo Prades, quien viajó a Buenos Aires en procura de gestionar nuevas obras.
En tanto, otras continúan paralizadas como la autovía, la avenida de circunvalación y la pavimentación de calles en los barrios Jardín y Rotary, mientras que en la construcción de las dos cisternas de agua (en el límite interprovincial) y en la planta de ósmosis inversa, se está trabajando con personal mínimo.
En consecuencia, pidieron a otros dirigentes políticos, tanto provinciales como nacionales, que no se hagan los distraídos y salgan de sus despachos para ver la realidad de muchos desocupados, tal como salieron a las calles en tiempos pre electorales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico