Otra vez le robaron y le dejaron como mensaje: "somo humildes"

Un habitante del loteo privado San Jorge, ubicado en Kilómetro 11, sufrió ayer a la madrugada por segunda vez un robo en su vivienda en construcción. Los delincuentes ingresaron por una de las ventanas, le llevaron todas las herramientas y hasta las cucharas y tenedores. Incluso le hicieron difícil el trabajo a Policía Científica, ya que en cada lugar que tocaron o donde apoyaron sus manos, luego pintaron con barniz.

Los delincuentes que ingresaron ayer a la madrugada a una vivienda en construcción en un loteo privado de la zona norte, no tuvieron mejor idea que dejar plasmado su resentimiento.
Además de llevarse todo lo que pudieron, escribieron en las paredes del interior de la vivienda prefabricada, ocasionando serios daños a una familia joven que intenta tener su casa propia. A la leyenda "Petro pasión" le siguió la frase: "Gracias somo humildes".
Fue la segunda vez que al damnificado le robaron y que le llevaron todo. Los delincuentes entraron de noche tras romper una ventana del frente y una vez adentro se apoderaron de todas las herramientas de mano que pudieron. Hasta una garrafa de gas se llevaron y la tiraron a unos 100 metros de la casa.
Se presume que escaparon a pie por la cantera de Kilómetro 8, porque camino hacia esa cantera estaban tirados algunos enchufes y la misma garrafa. Los vecinos ayer se mostraban molestos porque desde el loteo no se les brindó ningún tipo de explicación con respecto a la seguridad del lugar.
"Solo quiero que me garanticen que no me van a robar para poder construir", afirmó el damnificado dirigiéndose a los administradores del loteo. Aludió a las grandes cantidades de dinero que debió invertir primero para pagar el terreno y luego para levantar la vivienda.
En el lugar solo hay cuatro o cinco vecinos que han avanzado en las obras, y la gran mayoría ha sufrido robos de materiales en el lugar. Ahora buscarán mantener una reunión con los administradores y rever la seguridad en el recinto, que queda entre Standart Norte, Kilómetro 8 y el Regimiento de Kilómetro 11, detrás de la zona de quintas.
El albañil, que perdió por segunda vez todas sus herramientas de trabajo, comentó ayer a este diario que la vez anterior en el mismo lugar le llevaron un valor de 30 mil pesos en herramientas.
Los ladrones y dañinos además de dejar mensajes a las víctimas, trataron de burlar a los peritos de Criminalística. Es que en cada sector que tocaron de la casa, como los picaportes y las aberturas, pintaron luego con barniz en busca de cubrir las huellas dactilares.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico