Otra vez se encadenó el vendedor de salamines

Nuevamente ayer un vendedor ambulante de quesos y salamines se encadenó en las afueras del municipio solicitando que lo dejen ejercer su trabajo en las calles.

Nuevamente ayer un vendedor ambulante de quesos y salamines se encadenó en las afueras del municipio solicitando que lo dejen ejercer su trabajo en las calles.
El hombre pide que lo habiliten como vendedor ambulante, ya que considera que le están restringiendo su libertad de trabajo. Fue identificado por la policía como Fernando Gómez y solicita que le den la certificación para desempeñarse como vendedor ambulante.
Hace pocas semanas ya había realizado una protesta similar en uno de los semáforos de Moreno y Rivadavia. Según relató, en reiteradas oportunidades habría presentado el trámite, pero no se lo habrían dado por carecer de los requisitos solicitados y por ello, tomó la decisión de encadenarse sobre el portón de ingreso sobre calle Moreno aunque la autoridad policial buscaba hacerlo desistir de esta actitud.



Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico