Oyarbide denunció que le robaron una caja fuerte con 200.000 pesos de su departamento

Fuentes policiales informaron que si bien trascendió ayer, el hecho ocurrió entre el domingo 12 y el lunes 13 de este mes en el departamento que Oyarbide tiene en el sexto piso de un edificio ubicado en Rodríguez Peña al 1.900, esquina Posadas.

El ex juez federal Norberto Oyarbide denunció que le robaron una caja fuerte que contenía 200.000 pesos y dos escrituras de su departamento del barrio porteño de Recoleta, y aseguró que las únicas personas que tenían llave de entrada de su casa "eran los gendarmes" que integraban su custodia mientras era magistrado.
Fuentes policiales informaron que si bien trascendió ayer, el hecho ocurrió entre el domingo 12 y el lunes 13 de este mes, en el departamento que Oyarbide tiene en el sexto piso de un edificio ubicado en Rodríguez Peña al 1.900, esquina Posadas.
Según consta en la denuncia que radicó el ex juez, ese domingo estuvo afuera de su domicilio desde el mediodía hasta las 21, cuando regresó y se fue a dormir sin notar nada extraño.
Sin embargo, al despertar la mañana del lunes descubrió que faltaba la caja de seguridad que tenía instalada dentro del placard de su dormitorio.
El propio Oyarbide relató ayer lo sucedido en una improvisada conferencia de prensa ante los medios de comunicación reunidos en la puerta de su vivienda, en la que manifestó que cuando ingresó en la noche del domingo no se percató de que alguien había ingresado a robar.
"No había reparado (en que faltaba la caja de seguridad) y el día lunes me estaba por cambiar, abro la puerta del placard y me encuentro con el espectáculo dolorosísimo, una cosa muy altamente desagradable", manifestó.
El ex juez precisó que los ladrones no tuvieron dificultades para cometer el robo porque "no era una caja fuerte que estuviera empotrada en la pared, sino que estaba sostenida por unos tornillos".
De acuerdo con el expediente, Oyarbide denunció que dentro de la caja guardaba 200.000 pesos, la escritura de su casa y la escritura de la sepultura de su madre, del cementerio Jardín de Paz de Pilar.

EL ENTORNO BAJO SOSPECHA

Los voceros consultados afirmaron que ni el ingreso al domicilio de Oyarbide, para el que necesita una llave convencional, ni el acceso al edificio, para el que se utiliza una llave electrónica, habían sido violentados.
Sobre este aspecto, el ex magistrado dijo que un cerrajero acreditó que "las puertas no estaban violentadas" y que "se sobreentiende que las personas que ingresaron tenían llave y tenían también copia de la puerta del departamento (suyo), porque si no hubiera estado abierta".
Tanto Oyarbide como los investigadores del caso creían ayer que el hecho pudo haber sido cometido por alguien del entorno del ex magistrado que conocía exactamente la ubicación del cofre.
Específicamente, Oyarbide aseguró que ni el encargado del edificio tenía la llave de su vivienda y apuntó contra los efectivos de Gendarmería Nacional (GNA) que lo custodiaron hasta que renunció a su puesto como juez federal, a mediados de abril.
"¿Quién puede tener llave de mi casa? Hasta cuando yo fui juez estaba con gente de Gendarmería, o sea esto es un abuso de confianza bien claro, sin que yo me diera cuenta", manifestó, y amplió: "Las personas que tenían la llave de entrada de mi casa eran los gendarmes que estaban acá, que pasaron muchas personas (de esa fuerza de seguridad)".
Oyarbide también aseguró que aunque el edificio no cuenta con cámaras de seguridad que hayan podido captar lo ocurrido, la Policía sí consiguió imágenes de una cámara ubicada a media cuadra, sobre la avenida Alvear, que podría aportar datos para la causa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico