Pablo Martínez también apunta a prohibir el personalismo en publicidades del Estado

Aunque ya tiene el veto prácticamente confirmado desde el Ejecutivo provincial, el bloque mayoritario del FpV en la Legislatura aprobó durante su última sesión una ley que apunta a prohibir las exaltaciones personalistas en publicidades del Estado.
En Comodoro el proyecto tuvo eco, aunque curiosamente es un radical, Pablo Martínez, quien presentará la ordenanza en la sesión del lunes.
La tendencia de acompañar diversas ejecuciones a una gestión de gobierno identificada con nombre y apellido comenzó a crecer en Argentina a finales de la década del 90 con la inclusión de publicistas en las campañas políticas, entre los que la dupla Agulla-Baccetti pueden ser de los más recordados dado que muchos atribuyen a su estrategia la verdadera victoria presidencial e Fernando de la Rúa.
Ahora, lo que hasta la fecha quedaba vedado excluyentemente en el marco de las campañas electorales, el FpV chubutense -como otros arcos partidarios en otras provincias como Neuquén- apunta a que sea una norma constante y aunque aprobó la ley marco, Provincia anticipó que será vetada.
En Comodoro Rivadavia, Pablo Martínez, concejal por "Cambiemos", reproducirá la norma, que presentará como proyecto de ordenanza en la sesión ordinaria que se concretará el lunes. El objetivo es prohibir que en las publicidades del Estado aparezcan los nombres de autoridades y funcionarios públicos, así como símbolos o imágenes alusivos a los mismos, abarcando concretamente con la restricción a la publicidad de actos, programas, obras y campañas del Poder Ejecutivo, del Poder Legislativo, Tribunal de Cuentas, Tribunales Municipales; Entes de Control de Servicios Públicos y Entes autárquicos, y que estas tengan un carácter netamente informativo, educativo y de prevención.
Anulando el costado personalista de la publicidad oficial el proyecto local prevé una multa equivalente a 15 salarios del intendente de la ciudad para las violaciones a la norma. Según Martínez, el uso del espacio en cartelerías o sistemas de publicidad de nombres propios o logotipos, va en detrimento de detalles asociados a la obra en cuestión.
"El ciudadano tiene el derecho de acceder a la información que necesita sin estar viciada por imágenes y nombres de funcionarios del Estado, y justamente hacia esa transparencia apuntamos" dijo el concejal.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico