Pablo Moldú: "fue uno de los días más lindos que el deporte me dio"

"No es fácil encontrar un grupo como ese. Ninguno era más importante que el equipo. Eramos amigos dentro y fuera de la cancha", destacó el escolta de 38 años, actualmente en Guillermo Brown de Puerto Madryn.

Pablo Moldú fue uno de los integrantes de aquel Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia que la noche del 1 de junio de 2006 se coronó campeón por primera vez en la Liga Nacional de Básquetbol.
El ex escolta "mens sana" nacido hace 38 años en la localidad bonaerense de Torquinst, se refirió en diálogo con El Patagónico sobre aquella noche soñada en el Socios Fundadores, resaltó el apoyo de la gente, de los amigos y destacó sobremanera la unión de un grupo "maravilloso" que se había conformado.
"La unión del equipo, el buen funcionamiento colectivo que logró Fernando (Duró, el entrenador), el alto nivel y carácter demostrado de algunos de nosotros en la segunda parte del año", destacó sobre la clave del éxito conseguido hace diez años.
Moldú vistió las camisetas de Gimnasia de Comodoro, Estudiantes de Bahía Blanca, Libertad de Sunchales, Juventud Sionista de Paraná, Olímpico de La Banda –todos de la LNB– y Unión de Sunchales, del TNA.
También jugó en el básquetbol italiano en el Robur Basket Osimo, en el Andrea Costa Imola, en el Basket Napoli, Nuova Pallacanestro, Basket Rimini Crabs, y también un breve paso por Grecia, donde integró las filas del AS Ionikos Neas. Actualmente se desempeña en Guillermo Brown de Puerto Madryn, de la Liga ABECh (Asociación de Básquet del Este de Chubut).

- ¿Qué recordás de aquella noche del 1 de junio en el Socios Fundadores?
Tengo muchos recuerdos en mi memoria. Algunos que pude volver a ver un montón de veces gracias a Dios, que son los del juego y los primeros festejos. En esos momentos me veo buscando a mis amigos en la preferencial para darles un abrazo. Recuerdo la alegría de mis compañeros y mía, de los dirigentes y la gente. Recuerdo los festejos por la San Martín, en el restaurante adonde comíamos siempre y donde quiera que nos cruzáramos con hinchas del "Verde". Un día hermoso, de los más lindos que el deporte me dio.
- ¿Cuál fue la clave para lograr ese título con Gimnasia?
La unión del equipo, el buen funcionamiento colectivo que logró Fernando, el alto nivel y carácter demostrado de alguno de nosotros en la segunda parte del año.

- Se conformó un grupo realmente maravilloso. ¿Coincidís?
¡Maravilloso! No es fácil encontrar un grupo como ese. Ninguno era más importante que el equipo. Eramos amigos dentro y fuera de la cancha. En mis años de profesional me sobran los dedos de una mano para contar los equipos que lograron tener ese nivel de compromiso con sus compañeros, entrenador y fanáticos.

- ¿Considerás más importante el título con Gimnasia del que lograste con Libertad?
No, un título es un título y es importante donde te toque ganarlo. Seguramente tiene condimentos especiales el hecho de ser el primero, en casa, con amigos. Fue un título muy distinto al conseguido en Sunchales, ya que el de Comodoro fue un año que se presentó complicado en el inicio y en contra de todos los pronósticos nos repusimos y terminamos sorprendiendo. La "épica" de lograr lo "imposible" tiene un sabor especial.
El equipo de Libertad, se armó para salir campeón, fuimos primeros desde el primer mes y nunca dejamos de ser candidatos. Era casi una obligación y no defraudamos.

- ¿Cuál es tu mensaje para la gente de Comodoro Rivadavia?
A los hinchas de mi querido Gimnasia, que podamos darle el valor que tiene al título conseguido hace 10 añitos. Agradecerles por el apoyo que nos dio en ese año lleno de emociones. Que sin lugar a dudas fueron parte de algo hermoso e histórico.
No perder las esperanzas de que pronto podremos volver a conseguir un nuevo título de la LNB, que en los últimos años hemos tenido equipos que pelearon hasta el final con un enorme nivel de juego, para mí el mejor de la LNB. Un abrazo enorme para todos. ¡Vamos "Verde"!

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico