Pablo Portela: "nunca me imaginé llegar a este nivel"

El pivote de Colegio Ward es uno de los referentes de Los Gladiadores y se encuentra en Comodoro Rivadavia, disputando con su equipo el Nacional de Clubes A de Balonmano. El jugador de la selección argentina reconoció que no pensaba que podía llegar a vestir la casaca nacional y llegar a los Juegos Olímpicos.

El Campeonato Nacional de Clubes A de Balonmano comenzó ayer en Comodoro Rivadavia, con la presencia estelar de varios jugadores de la selección argentina, tanto masculina como femenina.
El Patagónico habló con Pablo Portela, pivote de Colegio Ward y referente de Los Gladiadores, que vienen en franco crecimiento, año tras año, y en los últimos Juegos Olímpicos se quedaron en las puertas de la clasificación a la segunda fase, llegando a la última fecha del grupo con posibilidades de alcanzar el objetivo.
Luego del triunfo por 35-24 sobre Petroquímica, Portela se vio rodeado de chicos y chicas que querían sacarse una foto con él o un autógrafo suyo. Entonces, hubo que esperar unos minutos para hacer la nota.
"Seguramente que el nivel de Los Gladiadores, los buenos torneos que tuvimos y la exposición, hicieron que crezca el hándbol en el país y que la gente se acerque más", fue la reflexión del jugador ante el disparador: "antes no te pasaban estas cosas".
Y tampoco se imaginaba llegar al más alto nivel. "Nunca me imaginé esto. Salí del colegio, empecé a jugar en River y nunca pensé que iba a jugar en la Selección, ni ir a los Juegos Olímpicos", reconoció.
A todo esto, considera que hay un poco de suerte y mucho de sacrificio para conseguir el objetivo. "Se me fue dando todo de a poco. Tuve suerte y la verdad que también me maté entrenando y esto es un poco la consecuencia. Nunca me imaginé llegar a este nivel", confesó.
Y para un jugador argentino de selección que no se desempeña en algún club de Europa, el esfuerzo es doble. "Acá el hándbol es amateur total. Todos los chicos de la selección que jugamos acá, laburamos, estudiamos y entrenamos. Es un esfuerzo extra, y quizás eso se nota en la cancha. No tenemos otras condiciones y por eso hay que poner un poco más de corazón, pasión y garra para conseguir las cosas", resaltó.
Pablo Portela trabaja en el rubro administrativo, en una empresa de colectivos. "Un día mío se resume así: a la mañana voy a laburar y a la noche entreno, todos los días, para jugar el fin de semana, y el domingo descanso", señaló.
Sobre la actuación de Los Gladiadores en Río 2016, analizó: "La verdad que hicimos un buen papel, no tuvimos suerte en la zona, pero estamos contentos por cómo jugamos. Quizás en otra zona hubiésemos pasado, que era el objetivo, pero en definitiva nos sentimos bien dentro de la cancha, que era lo importante".
Para Portela, la mentalidad ganadora es vital para seguir creciendo. "Lo que tenemos Los Gladiadores, es que siempre entramos a la cancha pensando que le podemos ganar a cualquiera. Después vemos qué pasa, pero la mentalidad es esa, entrar a la cancha y no importarse si enfrente está Francia, Dinamarca o lo que sea. Siempre pensamos que les podemos ganar", afirmó, con la autoestima en lo más alto.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico