Padres del Jardín 426 denuncian abandono por parte de las autoridades

El Jardín 426, del barrio San Martín, tuvo que ser desalojado el lunes por un principio de incendio que se generó en el techo del recinto, producto de un cortocircuito. Los padres decidieron cortar ayer la calle Huergo como medida de fuerza tras denunciar que no son escuchados por las autoridades. Hoy se reunirán con un representante de Obras Públicas y de no llegar a un acuerdo, endurecerán las protestas.

El lunes por la tarde, los padres de niños que concurren al Jardín 426, ubicado sobre Huergo y Naranjos, vivieron momentos de angustia cuando las docentes les informaron que se había producido un principio de incendio y que debían ir a retirar a sus hijos.
La jornada escolar se vio interrumpida y cada uno de los niños tuvo que volver a su hogar, pero los padres retornaron para saber si el problema se había corregido.
Según el relato de los padres, un representante de Obras Públicas se presentó en el lugar, pero "solo unió un par de cables y se volvió a su domicilio aclarando que él no se hacía cargo de nada hasta que no estén finalizadas todas las obras por parte de Provincia".
La preocupación de los padres se basa en la falta de seguridad que tiene el recinto ya que aseguran que no se han realizado obras desde que el edificio se construyó hace 27 años.
"Las conexiones son todas viejas. No tenemos resguardo de nada. Están esperando que suceda una tragedia para que puedan actuar. Nadie nos da ninguna respuesta", manifiestan los padres.
"El techo es totalmente inflamable. Una sola chispa y esto se viene abajo. Necesitamos presencia del Estado para que las obras se lleven a cabo y podamos estar seguros todos nosotros, Ni los chicos ni nosotros (los padres) podemos estar tranquilos", plantearon.
Los reclamos datan de hace tres años cuando un grupo de vecinos denunció la falta de gas en el establecimiento y ayer se intensificó luego de que desde Provincia no atendieran sus reclamos.
Además, piden que se solucionen los problemas de goteras, falta de juegos y roturas de vidrios.
"Decidimos cortar la calle Huergo como medida de reclamo para ver si el intendente o algún funcionario nos escucha porque esta situación no da para más", destacaron.
Muchos de los niños no acudieron al jardín por decisión de sus padres como medida de protesta y se estima que hoy, a las 8:30, se realizará una reunión con un nuevo representante de Obras Públicas para que se comprometa a realizar los nuevos cambios en el edificio.
"Mañana (por hoy) están todos los padres invitados para que podamos hablar con un representante del municipio que nos aclare de una vez por todas que va a pasar con nuestros hijos", explicaron.
De no tener una respuesta satisfactoria, los padres volverán a cortar la calle Huergo y manifiestan que pueden endurecer la medida.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico