Panamá Papers: aportan nueva información sobre el "modus operandi" de los Macri

"Pino" Solanas y el historiador e investigador de la deuda externa Alejandro Olmos se presentaron el miércoles ante el fiscal federal Federico Delgado en condición de "amicus curiae" del expediente que lleva adelante Sebastián Casanello.

El dossier de la familia Macri en el escándalo Panamá Papers sumó esta semana nuevas denuncias que podrían complicar más a la famila del Presidente. El senador nacional Fernando "Pino" Solanas y el historiador e investigador de la deuda externa, Alejandro Olmos, aportaron a la Justicia información clave sobre el "modus operandi" del clan Macri durante la época de la estatización de los créditos del sector privado tomados en el exterior, que se vincula directamente a la denuncia con sociedades offshore destapadas con los Panamá Papers.
Solanas y Olmos se presentaron el miércoles ante el fiscal federal Federico Delgado en condición de "amicus curiae" del expediente que lleva adelante Sebastián Casanello. El juez busca dilucidar si los Macri incurrieron en el pasado en maniobras de lavado de dinero, delitos tributarios o para ocultar bienes.
Los nuevos datos echan luz sobre lo que Olmos describe como un "procedimiento habitual" de Franco y Mauricio Macri en el mundo de los negocios en los años ochenta y noventa. Por una parte refieren a la empresa Isin S.A., la protagonista de un "enmarañado entramado societario estructurado para beneficiarse con los seguros de cambio", y por otro, a Grumafra Inversosa S.A., que tuvo nexos directos con la offshore Fleg Trading Ltd, con sede en Bahamas.
"A los efectos de poner en marcha los mecanismos habituales, que tienen muchos grandes empresarios para apropiarse de fondos públicos, es necesario que puedan contar con una arquitectura societaria que les permita eludir cualquier posible investigación. De allí que se constituyan empresas fantasmas, sociedades off shore, y otras de actuación pública conocida, como una forma de evitar que lleguen al conocimiento público desde operaciones irregulares, hasta la comisión de delitos en perjuicio del Estado", sostuvieron Solanas y Olmos en la presentación judicial a la que tuvo acceso ámbito.com.

EL MODUS OPEANDI

La historia de Isin S.A. fue descubierta y revelada por un grupo de auditores de Banco Central, que en 1983, por orden del ex presidente Raúl Alfonsín, se abocaron a indagar en los orígenes de la gigantesca deuda externa heredada de la dictadura. El líder radical creía que el Estado no debió hacerse cargo de las acreencias en el exterior de las empresas argentinas. Sospechaba falta de legitimidad en las maniobras. Los seguros de cambio eran acuerdos con el Central por el cual a los Macri y otros empresarios se les garantizaban pagar en pesos sus créditos internacionales tomados en dólares, evitando pérdidas por posibles devaluaciones. En pocos años, por esta práctica se transfirieron al Estado acreencias por más de U$S23.000 millones.
Según la información de los peritos del Central, una de las primeras actividades de Isin S.A. a pocas semanas de su constitución fue recibir un préstamo de Impresit Sideco, una empresa del Grupo Macri. Ese dinero de Isin S.A., del que no trascendió el monto, se utilizó para realizar una autocompra de acciones de Impresit Sideco. "Resulta una operatoria inusual y fuera de las prácticas habituales del mercado", alertó Olmos. Esa experiencia serviría para elevar la cotización de las acciones, en una eventual salida a la Bolsa, que en el universo Macri luego se convirtió en hábito.
En marzo de 1982 la operación se reiteró, pero con fondos obtenidos en Europa. "Un préstamo del Banco del Gotardo (Lugano- Suiza) por U$S15.300.000 fue utilizado en comprar nuevas acciones de Impresit Sideco, resultando extraño que una empresa sin capital, ni avales ni garantía alguna y recientemente constituida recibiera semejante crédito", detalló Olmos. Y como era de esperar, para garantizar el pago del préstamo en pesos se firmó un pacto de seguro de cambio con el Central por el total de la suma adeudada.

PERDIDAS DEL ESTADO

El perjuicio hasta aquí fue para el Estado nacional por las pérdidas ejecutadas con los seguros de cambio tras las devaluaciones postdictadura y para los otros inversionistas de las empresas del Grupo Macri, a quienes les modifican el precio de las acciones a piacere con las autocompras. La fuga de capitales y presunta evasión o elusión de impuestos llega de la mano de las offshore.
Las pruebas documentales que comprueban la maniobra fueron recolectadas por los auditores del Banco Central, a pedido de Alfonsín, y ya están en poder de la Justicia.
Los "amicus curiae" recuerdan en su escrito que Fleg Trading Ltd. fue la que compró acciones de Owners do Brasil por U$S9.340.000. "Esto hace suponer que su capacidad económica y sus actividades venían desarrollándose exitosamente al tener el dinero suficiente para tal compra accionaria. Esto vuelve a desmentir la supuesta inacción de Fleg Trading, tal como sostuviera el Presidente", expresaron Solanas y Olmos.
Sin aportar hipótesis sobre los posibles delitos aquí cometidos, el senador y su estrecho colaborador no encuentran explicaciones lógicas a estos movimientos de fondos. "No existe ninguna explicación verosímil sobre el hecho de que una sociedad, que no tuvo actividad como Fleg Trading, y con un capital exiguo, haya podido contar con más de u$s 9.000.000, para hacer una triangulación de compra de acciones entre los mismos participantes societarios", sostuvieron. Y recomiendan seguir "investigando a los fines de desentrañar el objeto de tales negocios, y ver qué existe atrás de tales combinaciones que el Presidente Macri no ha declarado, como tampoco la existencia de un importante capital en la empresa que le permitió efectuar una compra accionaria".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico