Para aliviar tensiones no hay nada mejor que un baño de inmersión

El agua tibia o caliente ayuda a liberar las tensiones corporales, relajándonos. Además, estimula la dilatación de los poros de nuestra piel, ayudándonos a provocar la desintoxicación de nuestro sistema.
Tomar baños de inmersión, además de una herramienta de limpieza, una buena manera de aliviar las tensiones diarias. Existen distintos complementos para adicionarle al baño, desde hierbas hasta aceites aromáticos.
Es conveniente saber que el tiempo máximo permitido para un baño de inmersión es de 2O minutos, porque si no su efecto benéfico puede revertirse. Resultan muy importantes los complementos que se adhieran al agua, ya sean aceites, hierbas o espumas para potenciar algunos de los efectos buscados.
Para revitalizar la piel, un baño de inmersión con agua tibia y unas cucharadas de sal marina, serán suficientes, según indican los especialistas. De esta forma se consigue regenerar las células dañadas y se estimulan las funciones cutáneas.
También aconsejan el uso de cepillos y esponjas para eliminar las células muertas de la piel y reactivar la circulación de la sangre. Las espumas y sales de baño con esencias de azahar, rosas y valeriana suelen ser también apropiadas para este fin.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico