Para Di Pace, el comerciante comodorense debe adecuarse a nuevas formas de comercialización

El magister Damián Di Pace, economista experto en Comercio Minorista, disertó ayer en Comodoro Rivadavia y se refirió a la crisis económica del sector y a las modificaciones que imponen los nuevos modelos de negocio online, un aspecto fundamental a trabajar para paliar la crisis tras los cambios en el financiamiento y el aumento de la inflación.

"Cómo adaptar la Pyme a las nuevas tendencias de comercialización y abordaje de los mercados" se tituló la charla que ayer, en la Cámara de Comercio, brindó Damián Di Pace, economista experto en Comercio Minorista. El especialista llegó a la ciudad invitado por la entidad local en una actividad organizada con la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME).
Previo a la charla, Di Pace dialogó con El Patagónico y se refirió a las nuevas tendencias de comercialización, a la situación de cambio social y cultural en el comportamiento del consumidor, y al contexto económico.
Según explicó, en los primeros cuatro meses del año "las ventas minoristas cayeron un 3,7% en sectores como indumentaria, calzado, marroquinería, ferretería. En consumo masivo la situación no fue mejor; en supermercados de superficie liviana la caída fue de 5,5% y nosotros medimos una caída de 2,5% en pequeñas superficies de supermercados de hasta 300 metros cuadrados".
Para Di Pace "esto se dio en principio porque hubo una inflación más elevada de la proyectada del 9,1%, sin posibilidad de recomponer en paritarias esa brecha. Por otra parte, se registró una caída del oxigenamiento del financiamiento por parte del consumidor; el programa Ahora 12 cayó interanualmente un 26% cuando hasta enero había un crecimiento de 35% del programa, o sea con el programa Precios Transparentes el consumidor perdió poder adquisitivo, pero a la vez no encontró vía para financiar el bolsillo con este tipo de programas oficiales, por lo tanto tuvo un doble cruce de bolsillo físico y por otra parte de bolsillo plástico", explicó.
El especialista aseguró que este último punto fue uno de los mayores daños al sector, ya "que perjudicó" al mercado "porque la percepción por parte del consumidor es que el costo financiero total era elevado al precio final y la operación de contado era más económica".
En este sentido, explicó que "se favoreció el precio contado y también a la economía informal porque el efectivo te costaba menos que pagar con tarjeta". Sin embargo, una vez que el consumidor se queda "sin efectivo, porque obviamente la gente no llega y hay un precio del ajuste de tarifa", queda poco saldo restante para consumir.

ADAPTARSE A LOS CAMBIOS

Pese al análisis, el economista fue optimista de cara a lo que viene, ya que hubo un pequeño incremento en el uso del Ahora 12 a partir de los cambios impulsados en abril, y por otro lado habría "una desaceleración del proceso de inflación y un pequeño salto de recuperación del poder adquisitivo".
No obstante, aseguró que es necesario que los comerciantes tomen iniciativas que le ayuden a acomodarse en el contexto de crisis. Entre ellas enumeró: volcar los costos de la inflación solo en algunos productos y resignar margen en otros; volcarse al financiamiento con los programas Ahora 3, Ahora 6, Ahora 12 y Ahora 18; y apostar al comercio online, que creció un 50% en el rubro.
En este sentido, dijo: "este es un cambio social y cultural del consumidor que le exige al comerciante, cuando debería ser el comerciante que acepte que la adaptación ya no tiene freno. Es fundamental que el comerciante comodorense se adecue a las nuevas formas de comercialización y esto no tiene que ver con el contexto económico, es el cambio cultural y social que emerge hacia una predisposición para que la microeconomía se vea fundamentada en un nuevo medio de comercialización como es lo digital", sentenció.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico