Para fanáticos y no tanto

En Comodoro Rivadavia hay cientos de amantes de los vinilos. Esto se puede ver en cada una de las ferias que organiza el local de venta de discos "Unification" junto a otros cultores del formato, o en los diferentes sitios donde se puede comprar o vender LP.
Dentro del circuito también hay un grupo selecto de fanáticos, que va más allá y guarda -entre sus pertenencias más deseadas- una enorme cantidad de discos de alguna banda o artista del que son fanáticos y del cual coleccionan hasta los objetos más insólitos.
Uno de ellos es César Bersais, quizás el más conocido de este selecto grupo, quien compila todo sobre The Rolling Stone y ha expuesto en más de una oportunidad gran parte de su gran material que lo lleva a ser considerado uno de los mayores coleccionistas de Latinoamérica.
Hernán Azpillaga, en tanto, concentra toda su pasión en Ramones, mentras que Alfredo Ayul lo hace con Elvis Presley y Alejandro Mellado es un ultra fanático de The Beatles.
Según contó Ayul (53), en su caso comenzó a coleccionar discos de Elvis a los 13 años y en la actualidad ya cuenta con alrededor de 400 vinilos. "Coleccionar es algo muy particular. Cuando comencé, compraba en Villeco, Casa Roselló, y Casa Robermar. Apolo también vendía", recordó.
"Después se dejaron de fabricar cuando comienza el auge del Cd en la década del 80, se hizo difícil conseguir, pero yo en mis 40 años de coleccionista jamás deje de comprar discos", agregó.
"A veces fue más difícil que otras, como en pleno auge del Cd que solo les comprabas a coleccionistas. También por vivir en Comodoro, donde todo es más difícil para nosotros y tenemos que conseguir el material por internet", sentenció Alfredo, quien en FM Records realiza cada semana un programa sobre Elvis Presley.
Mientras, Alejandro (43) compra desde hace 35 años. "Comencé comprando en casete y luego en vinilo. En esa época nadie compraba", recordó en diálogo con El Patagónico.
"Yo soy un fanático de la música, principalmente de Los Beatles, pero tengo de todo. El sonido del vinilo es muchísimo más profundo, más grave; no es el mismo del Cd que está mucho más comprimido. Igual hay que tener un buen equipo y otra cosa importante es que no siempre el LP suena mejor que el Cd. En muchos casos se escucha mal", detalló quien posee unos 5.000 vinilos, 400 de The Beatles.

NACIDO Y CRIADO
¿Pero qué es lo que lleva a estas personas a sumergirse en un mundo de colección? Según Alejandro, es algo con lo que se nace. "En mi caso lo heredé de mi papá que también es muy coleccionista de otras cosas. Pero con esto se nace: sos o no sos, más allá de lo que colecciones", afirma.
"Es una adicción también. Yo antes compraba todo, pero ahora no; soy más selectivo porque es más de lo mismo. Lo tengo guardado todo en un mismo lugar y le hago un mantenimiento cuidándolo de la tierra, la temperatura (porque la calefacción es uno de los peores enemigos) y guardándolos verticalmente", señaló también a modo de consejo y conciente de que el vinilo también tiene su costado de romanticismo.
"No es como poner el MP3. Yo siempre digo que ahora es muy fácil. A uno le costó mucho conseguir toda la discografía de The Beatles y ahora viene un pibe, la descarga en 500 megas y la sube al auto", concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico