Para la UIA, la actividad industrial cayó 9,5% en julio

Los sectores que experimentaron las mayores contracciones entre enero y junio fueron el automotriz, metales básicos, minerales no metálicos y metalmecánica.

La producción industrial registró en junio una fuerte contracción del 9,5% respecto de igual mes de 2015, mientras que en los seis primeros meses del año retrocedió 3,9%, según un informe elaborado por la Unión Industrial Argentina.
Al explicar las cuestiones que afectaron al sector fabril durante el primer semestre del año, la UIA dio cuenta del "bajo dinamismo del comercio mundial generó una caída en las exportaciones industriales", principalmente por la recesión de la economía brasileña; la fuerte suba de las importaciones que "impactó negativamente" en la producción nacional en los segmentos más sensibles; y el alto costo del crédito que para las pymes en junio se ubicó en torno al 42%.
En su informe, la entidad fabril precisó que la caída del primer semestre no fue mayor gracias al comportamiento del complejo agroexportador, que entre enero y marzo creció un "atípico" 61,2%.
Si contar al sector agroexportador, la contracción de la producción industrial durante enero-junio fue de -5,8%.
Los sectores que experimentaron las mayores contracciones entre enero y junio fueron el automotriz, metales básicos, minerales no metálicos y metalmecánica.
La producción de vehículos estuvo 14% por debajo con relación al primer semestre de 2015, debido fundamentalmente a la caída en las exportaciones (-30,9% i.a), en particular hacia Brasil.
El sector de metales básicos se contrajo 13,4% en el mismo período por la menor producción de acero (-15,4%). En tanto, la actividad del bloque de minerales no metálicos descendió 12,6% por la contracción que experimentó la construcción, donde se destacó la baja en los despachos de cemento (-14,4%).
Este último bloque fue el principal motor de la industria durante 2015, y este año no logró mantener la tendencia.
También en la senda negativa, la producción metalúrgica se contrajo 9,7%, mientras que el rubro alimentos y bebidas -exceptuando la molienda de oleaginosas-, descendió 5% durante el primer semestre del año.
Al incluir la molienda de oleaginosas en el rubro de alimentos y bebidas, la producción del bloque cerró el semestre con un incremento en la actividad del 1,2%. Este aumento se explicó principalmente por la mayor molienda que durante el período enero-junio de 2016 creció 21% en términos interanuales.
El informe también destacó que el bloque de sustancias y productos químicos mostró un alza del 0,4%, producto de una baja base de comparación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico