Para ver, leer y sentir: los libros ilustrados en la Feria del Libro

Un recorrido por la feria confirma un impulso cada vez más creciente: el de sellos, locales e internacionales, dedicados a la edición de originales rescates literarios y en bellísimos volúmenes ilustrados.

Como un radar que anticipa la presencia de un objeto, los libros ilustrados para jóvenes y adultos en la Feria del Libro avisan con sus texturas y colores que allí están ellos para ser leídos pero también para ser tocados y contemplados como obras de arte, una tendencia editorial y estética en crecimiento que se vale de múltiples lenguajes para hacer del libro un culto.
Cuando la ilustración y la palabra se fusionan en un mismo territorio, los sentidos, aún en los más dormidos, se despiertan. Un recorrido por la feria refuta cualquier hipótesis que contradiga que los adultos ya no consumen libros álbum y en cambio confirma un impulso cada vez más creciente: el de sellos, locales e internacionales, dedicados a la edición de originales rescates literarios y en bellísimos volúmenes ilustrados.
Como joyita, todavía inédita en Argentina -solo en la feria hasta que se edite aquí­-, el stand de Zorro Rojo, la editorial con un pie en Argentina y otro en España, ofrece entre sus novedades el libro "Sigmund Freud" de Ralph Steadman, un ejemplar que recorre, como una biografía a lápiz con toques de ficción, la vida y obra del padre de psicoanálisis a partir de la relación chiste-inconsciente.
Y como un viaje freudiano que descifra lo que se esconde detrás de lo aparente, en el stand de Libros para atesorar la brújula apunta a "La niña de rojo" de Roberto Innocenti, una caperucita roja urbana moderna en tiempo violentos, mientras que en el espacio del sello español Edelvives, en sintonía con los cuentos clásicos, es imperdible la versión descarnada y oscura de Blanca Nieves bajo su título en inglés "Snowhite".
Las "Fábulas" del poeta francés Jean de La Fontaine con pinturas del artista ruso Marc Chagall, más que una recopilación de narraciones legendarias es un rescate histórico que merece su exhibición en cualquier biblioteca hogareña. Y como contrapunto a ese volumen, los fanáticos de las moralejas no pueden perderse en Zorro Rojo el título "99 fábulas fantásticas" de Ambrose Bierce con caricaturas del argentino Carlos Nine.

LOS CLASICOS
Algunos de estos libros combinan dos autores, otros son fruto de la inspiración individual y otros son convocados por editores que más que libros dan vida a obras de arte. Lo que los une es la proyección estética y poética, como un rompecabezas donde cada lenguaje se mezcla con los otros para parir un libro único y distinto. Son volúmenes que además reponen obras clásicas, olvidados o perdidas en la marea de producción.
Por ejemplo, "El árbol", un cuento de la chilena María Luisa Bombal ilustrado por Alejandra Acosta es el rescate novedoso del sello Pehuén, mientras que "Pinocho antes de pinocho" (Zorro Rojo) del italiano Alessandro Sanna se aleja de las palabras y despliega en coloridas acuarelas cómo se construyó la marioneta más famosa. A este mosaico de delicias literarias, el sello español Edelvives agrega una biografía de "María Antonieta" del celebrado Benjamín Lacombe.
En preciosas ediciones, la poesía aparece con "12 poemas de Federico García Lorca" y títulos de Fernando Pessoa y Nicolás Guillén (Kalandraka), mientras que en narrativa "No, no y no", un cuento de Julio Cortázar extraído de "Ultimo round" y "Algunas preguntas" de Pablo Neruda tomado del "Libro de las preguntas" (ambos de Pehuén) también acercan esos emblemas de la literatura y lo acompañan con trabajos de ilustradores latinoamericanos.
Nacidos por intereses cartográficos, militares o de difusión de conocimiento, los libros ilustrados recorrieron un largo camino en el mundo de la edición desde aquellos incunables. En el último tiempo, florecieron con otros ribetes a partir del trabajo curatorial de editores dedicados a dotar de estética la lectura, y con los sentidos abiertos de lectores que los atesoran como lo que son: obras de arte.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico