Para Zúñiga, todo es por una interna con Marsó

Tras la denuncia presentada por el abogado Sergio Romero, acusándolo de recibir dádivas a cambio de hacer cumplir ordenanzas, el secretario de Seguridad, Antonio Zúñiga, dijo que se puso a disposición de laJusticia y que tiene la conciencia tranquila, aunque ventiló una interna en el cargo que heredó de Carlos Marsó, que involucra a 13 trabajadores que nunca retomaron sus puestos de trabajo sobre un equipo de 25 personas.

"Me denuncian por presunciones delictuales, pero yo estoy muy tranquilo. Tengo una trayectoria intachable en la Policía y de la misma manera trabajo en la gestión, ahora y antes, más allá de que yo no era el máximo responsable de la Secretaría que hoy me toca conducir", dijo ayer Antonio Zúñiga.
El funcionario municipal –un ex comisario que en la gestión de Néstor Di Pierro fue segundo de Carlos Marsó- fue denunciado en la Justicia por "incumplimiento de los deberes de funcionario público y cohecho (recibir coimas)". La denuncia también incluye a Juvenal Andrés "Maga" Velázquez, el mismo que el año pasado fuera condenado por la muerte de Angel Domínguez en mayo de 2014. Por ese hecho, Velázquez fue inhabilitado para conducir.
Ayer, Zúñiga dijo que apenas conoció la existencia de la denuncia –que presentaron otros empleados de la Secretaría de Seguridad con el patrocinio del abogado Sergio Romero- se puso a disposición del intendente, Carlos Linares, y de la Asesoría Letrada que conduce Miguel Criado Arrieta "porque no tengo nada que ocultar", y sostuvo que hay que dejar que el Poder Judicial haga su trabajo y se expida.

UNA INTERNA EN
LA SECRETARIA
Más allá de este párrafo, el funcionario habló sin eufemismos de una interna en la Secretaría que conduce desde hace poco más de un mes y que divide hoy al equipo de trabajo "por cuestiones que vienen de arrastre". Por esa razón hay 13 trabajadores que no concurren a prestar servicios, e incluso amedrentando a compañeros en funciones con amenazas y mensajes de texto; "incluso a mujeres que trabajan en la secretaría", dijo Zúñiga, sin aclarar por qué razón este hecho solo se conoce ahora, a partir de que él fuera denunciado en la Justicia.
Zúñiga explicó que convocó a todo el equipo ni bien asumió funciones para diagramar tareas y que el grupo que está en la otra vereda nunca se presentó, un hecho que diariamente fue informado a las áreas de Personal y Secretaría de Gobierno al revestir irregularidades por personal que percibe su salario y no se presenta a trabajar.
Precisó inclusive que del grupo solo un agente se encuadra en planta permanente y el resto revisten la calidad de contratados, y que como consecuencia de esta actitud él mismo había recomendado la no renovación del convenio de trabajo por presunto abandono de servicio.
"No voy a permitir que haya gente cobrando en la casa. Todo eso lo informé porque hay presunción de abandono de servicio y llevan un mes sin trabajar", dijo.
Este contexto laboral derivó en la orden de un sumario administrativo sobre los contratados e integrantes de planta permanente porque "ya agoté todas las instancias de informes escritos con respecto a su situación laboral y la falta de respeto a sus compañeros de trabajo".
El ex comisario planteó que la división no es fortuita y que se da por "cuestiones que vienen de arrastre" y adjudicó a ese grupo de "trabajadores" la denuncia que hoy obra en su contra. "Hay gente que no sabe perder y genera estas situaciones para entorpecer el trabajo de la Secretaría. Yo quiero dejar que la justicia haga su trabajo y determine, pero sé quiénes son los que presentaron la denuncia y si les tocó perder, tienen que trabajar con la mejor predisposición" señaló.

"HICE BIEN LOS DEBERES"
El ex comentario puso directamente a su predecesor, Carlos Marsó, en el centro de la interna al plantear que el grupo de trabajadores en cuestión habían pedido su continuidad en el área, pero contrapuso que la decisión la adoptó el intendente, inclinándose por desplazar al anterior secretario y ascenderlo a él.
"Eso demuestra que hice bien los deberes y consideraron que yo era la persona adecuada. Yo trabajo con seriedad y honestidad. En este caso, le tocó perder a Marsó. Lo lamento por él, que habrá hecho mal las cosas y es una lástima que ahora genere estas cosas en el equipo que él integró, pero por algo no lo tuvieron en cuenta", ironizó.
"Hay una mano negra atrás de todo esto porque siempre lo manifestaban antes de que yo me haga cargo de la Secretaría. Con eso le digo todo", concluyó, lamentando estar "mediatizado en una denuncia, cuando yo sé lo que hice; mi trabajo fue público y no tengo nada que ocultar. Ahora queda a criterio del Poder Judicial".
El intendente Carlos Linares también se refirió al tema ayer subrayando que "por ahora es nada más que una denuncia", y que se pondrá todo a disposición de la justicia para que dictamine. Además, marcó una coincidencia con el planteo de Zúñiga al indicar que "me llama la atención el tenor de la denuncia y por dónde viene", y sostuvo que si la justicia detecta irregularidades el funcionario en cuestión será removido, y si no, seguirá actuando, "pero vamos a esperar que la justicia se expida; a disposición como debe ser, sin ocultar nada ni proteger a nadie".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico